facebook comscore
A donde nos lleve el viento naranja

A donde nos lleve el viento naranja

Columnas jueves 24 de diciembre de 2020 - 01:11

Por Israel González Delgado

La lucha contra la pandemia es también una batalla por la narrativa; esto es, por construir un sentido de los acontecimientos presentes y los escenarios futuros que convenza al mayor número de personas.

Contra lo que a veces se piensa, los hechos no es lo único que importa (tristemente, en la era de la posverdad, ni siquiera lo que más importa), y el agotamiento económico, mental y sanitario del mundo no ayuda. Es cada vez más frecuente que el pesimismo o la esperanza (que en sentido estricto son igual de irreales) se mezclen con el ruido mediático y las preocupaciones personales, para tenernos a todos en un estado de desequilibrio permanente.

Los individuos somos especialmente vulnerables a la incertidumbre y a la contingencia, es normal. Las colectividades, empero, y las estructuras sociales, tienen mayor capacidad de adaptación, y creo que eso es lo que está sucediendo.

Los nuevos confinamientos alrededor del mundo, y en México, fueron recibidos con amargura e irritación por quienes estaban en las “fiestas y reuniones” tan reprobadas desde la parroquia. Cayeron como agua helada para los comerciantes y empleados que viven de comisiones o tenían empleos de temporada navideña, pues ellos viven durante muchos meses de lo que puedan ganar estos días. Ni siquiera podemos empezar a dibujar el tema de las jugueterías en el Valle de México. Pero a diferencia del primer encierro, este también ha sido asimilado con un poco más de insolencia por una colectividad que ya aprendió del primero; comerciantes fijos que se vuelven ambulantes por un día a sabiendas de que, de la calle, nadie los va quitar; empleados de tienda departamental vendiendo perfumes y medias como el whisky ilegal de Al Capone; y un fenómeno bastante previsible: el efecto cucaracha.

El fin de semana pasado, en cuanto anunciaron el confinamiento del área metropolitana, Morelos se llenó de automóviles procedentes de la capital y el Estado de México, con la adrenalina que da la urgencia de los regalos navideños, o la esperanza de seguir con sus planes de celebración. La afluencia fue tal, que cuatro días después la tierra de Zapata también estaba en color rojo.

Pero la masa es testaruda. Es probable que simplemente se sigan de largo por carretera, unos a Taxco, otros a Acapulco, o a donde los lleve el viento y el semáforo naranja. Eso, a corto plazo, tendrá un efecto económico importante para reactivar la industria hotelera, restaurantera y detallista de los estados que siguen abiertos (Guerrero, Querétaro, quizás Puebla), pero se está desplazando el vector de contagio a una velocidad y densidad catastróficas, de modo que el confinamiento inicial, al ser regional, puede llevar a la extensión de la mancha roja a todos los destinos del país que permanezcan abiertos durante las fiestas decembrinas. Quizás confinamientos escalonados a donde sea que vayan los peregrinos. Y todos a seguir aprendiendo, supongo.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El embate contra los organismos autónomos Columnas
2021-01-15 - 01:43
El poder de la empresa Columnas
2021-01-15 - 01:35
Reelegir a Varela Columnas
2021-01-15 - 01:25
Trump a juicio Columnas
2021-01-15 - 01:23
Las mañaneras Columnas
2021-01-15 - 01:23
El gremio “chafa” Columnas
2021-01-15 - 01:19
La supersubsecretaria Columnas
2021-01-15 - 01:18
Línea 13 Columnas
2021-01-15 - 01:09
La novia Columnas
2021-01-15 - 01:08
Adolfo Mora, coordinador en USA Columnas
2021-01-15 - 01:06
+ -