facebook comscore
ACTUALIZAR SEMBLANZA

ACTUALIZAR SEMBLANZA

Columnas jueves 02 de diciembre de 2021 -

• Especialistas del sector agropecuario

• Presidente del Colegio de Ingenieros Agroindustriales de México, A.C.

Mosaico Rural

El verdadero factor del éxito en el campo mexicano

La puesta en marcha del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) –firmado en este sexenio- aunado a una política pública sustentada en el acompañamiento diferenciado a los productores a través de los programas prioritarios y los bienes públicos, han impulsado la marcha del campo mexicano durante la pandemia y en la actual etapa de recuperación, con la expectativa de que para 2022 se vislumbra un mejor panorama.

No es gratuito que México haya pasado del décimo al séptimo lugar mundial como exportador de agroalimentos, con ventas a 192 países, y que ocupe el doceavo sitio como productor agropecuario y pesquero.

Los datos de la balanza comercial agroalimentaria han sido positivos, reflejo de la capacidad de quienes trabajan en la agricultura, ganadería, pesca y acuicultura mexicanas para atender el mercado nacional y mantener la capacidad de exportación con calidad, sanidad e inocuidad.

Así, Estados Unidos, Canadá, pero además, países de Europa y Asía voltearon sus ojos a nuestro campo y han aumentado sus compras a nuestros productores de hortalizas, frutas, granos, lácteos y carnes, para alimentar a su población, con lo cual México contribuye a la seguridad alimentaria mundial.

El fortalecimiento de las exportaciones, además de mejorar los ingresos de los productores, contribuye también a la generación de empleos y a la llegada de divisas al país, con lo cual se fortalece la economía nacional.

Compra nochebuenas esta temporada y apoya a los productores

Esta semana, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, dio a conocer que para el actual ciclo se espera una producción de 16 millones 951 mil plantas de Nochebuena, por lo que está garantizado el abasto para esta temporada decembrina.

Se trata de una flor de herencia prehispánica y actualmente es uno de los símbolos más utilizados para representar la Navidad. Su nombre en náhuatl es Cuetlaxóchitl, que significa: “flor que se marchita”.

Es de reconocer el trabajo de los agricultores, que inicia en mayo con la plantación de los esquejes, ya que el cultivo tarda aproximadamente ocho meses, pero se obtienen hermosas flores, en más de 30 variedades que destacan por sus colores: rojo, amarillo, rosa, blanco, rayado y marmoleado.

La floricultura es otro pilar importante del sector primario mexicano, recordemos además el cempasúchil, las rosas, girasoles, dalias o bugambilias, entre otras, que embellecen hogares, centros de trabajo, espacios públicos y avenidas en las distintas celebraciones que tienen lugar en el país.

Estas flores también registran buenos números en producción y exportación, además de que hay un campo importante por explorar en cuanto a sus beneficios en salud y alimentación. Compremos Nochebuenas en nuestros tianguis y mercados, para impulsar a los pequeños comercios y a los agricultores que ponen los productos del campo a nuestro alcance.

Luis P. Cuanalo

• Especialistas del sector agropecuario

• Presidente del Colegio de Ingenieros Agroindustriales de México, A.C.


No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -