facebook comscore
Acusan nula reinserción de niños reclutados por narco

Acusan nula reinserción de niños reclutados por narco

Nación martes 07 de enero de 2020 - 00:00

Por Osvaldo Córdova
nacion@contrareplica.mx

Halcones, sicarios o jefes de zona, son las posiciones que ocuparon menores de edad enganchados por grupos delincuenciales; sin embargo, tras ser detenidos por las autoridades son enviados a centros para adolescentes donde se busca su rehabilitación, la cual es nula, pues esos lugares carecen de programas específicos que los ayuden a su reinserción social, afirman especialistas.
A los 15 años, Maribel abandonó su casa en Ciudad Juárez por problemas familiares, ya que fue violada por su tío; “así por Facebook conocí a mi novio, con quien me fui a vivir a Guerrero; formaba parte de un grupo que se dedicaba a secuestrar”.
“Secuestramos a una mujer (…) Cuando íbamos a cobrar el rescate, nos agarraron a los cuatro. Yo no lo hice por dinero sino porque quería que este grupo me ayudara a vengarme de mi tío que había abusado de mí. Una de las personas del grupo era exmilitar”, relató.
Ahora está internada desde hace dos años en un penal de Puebla y aún le quedan tres años para cumplir su sentencia, se indica en el informe Adolescentes: Vulnerabilidad y Violencia.
“Se supone que cuando los chicos llegan a esos lugares de internamiento deberían recibir educación, capacitación para el trabajo, terapias que les ayuden a manejar la frustración y violencia, es decir, una serie de elementos que les ayuden a vislumbrar un mejor futuro para no volver a los grupos del crimen organizado”, afirmó la investigadora del Centro de Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Elena Azaola.
Sin embargo, añadió, la realidad es otra, ya que al no lograr la reinserción social, los grupos delincuenciales están a la espera de que los chicos salgan de su internamiento para volverlos a captar o “en algunos casos los han matado”.
“Puedo asegurar que la reinserción social es nula y la que se da se debe al esfuerzo de sus propias comunidades y familias”, aseguró Juan Martín Pérez, director Ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
Alexis, un chico originario de la Ciudad de México, ingresó a los 17 años a un centro para adolescentes del Estado de México, relató que desde los 12 años conoció al jefe de plaza de La Familia Michoacana, quien lo integró a su grupo como vendedor de droga al menudeo, aunque “le pedí mantener mi empleo de chalán para no llamar la atención”.
“Comencé vendiendo drogas (…) al principio lo hice para ganar más lana, pero después para que no sospecharan (...) Después me fui ganando la confianza del jefe, pues comencé ganado 5 mil y llegué a ganar hasta 30 mil o más a la quincena”, señaló.
El joven fue acusado de secuestro y robo de vehículo, delitos que realizó como parte de las tareas que le encargó La Familia Michoacana.
Pérez García alertó que el problema que se ha vislumbrado en los últimos años sobre los adolescentes en conflicto con la ley, es que “vemos un deslizamiento interior; han crecido los delitos de orden federal o de alto impacto, como, por ejemplo: portación de arma de uso exclusivo del Ejército, secuestro y daños contra la salud”.
Ante este panorama, los especialistas coinciden en que para el Estado nunca han sido una prioridad los adolescentes, ni las instituciones para atender a ese sector poblacional que está en conflicto con la ley, pues para ello sólo se han creado programas de transferencia directa de recursos como Jóvenes Construyendo el Futuro que no brindan una ayuda integral a los niños, jóvenes y sus familias.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -