facebook comscore
Concentrar o dividir el poder

Concentrar o dividir el poder

Columnas miércoles 13 de enero de 2021 - 00:26


La centralización del poder nunca había sido problema para medios y menos aún para partidos. Ahora, buscaron en el baúl de las viejas consignas ajenas de la política nacional para robar banderas y argumentar padecer una concentración. Esta es cuando el Ejecutivo absorbe las atribuciones del Poder Judicial y Legislativo, como sucedía antes.

Si los resultados de las elecciones de junio apoyan a Morena la concentración de poder será un hecho, pero no alrededor de ninguna figura pública, sino dentro de un proyecto común.

Lo peor es que, quienes están contra esa concentración de poder, defienden la calidad moral del INE o del IFT o del INAI, que han mostrado mayor parcialidad que equilibrio. Colocando un supuesto abstracto para defender instancias que en algún momento beneficiaron a personajes del pasado, dentro y fuera de la administración pública. Imaginemos que el resultado de las elecciones del 6 de junio sea aplastante para Morena, la supuesta concentración de poder tendría un respaldo social sin precedente, que dejaría sin argumentos a estos defensores de los impresentables, que es, en realidad, lo que quieren evitar.

Colocar como contrapeso a las decisiones de gobierno argumentos que son inéditos en la política nacional, equivale a tratar una enfermedad seria con chiquiadores de albahaca. Pero lo más grave es que muchos de esos vocingleros de los intereses del pasado todavía no se actualizan y quieren contrarrestar decisiones del presente con remedios del pasado. No se han guardado los lentes ni puesto su reloj a tiempo. Deben entender que la historia no se repite, aunque en su miopía así lo vean y vivan todavía en el pasado.

La oposición no ha entendido lo inédito del momento, tiene orígenes y consecuencias diferentes y deben dejar de seguir asustando con fantasmas del pasado como el comunismo y el ateísmo, porque, de seguir así, pronto llamarán a los ritos de nuestros ancestros brujería, como sucedió ya con una senadora que parece extraída de la Edad Media.

Las aseveraciones sobre la concentración del poder tienen dos vertientes para ser exportadas a los organismos internacionales; la primera, que la vieja política considera en su pragmatismo, radica en que la concentración del poder es propia de las dictaduras, así lo fue por mucho tiempo, pero hay algo que se llama dimensión constitucional que debe estudiarse. No es la misma concentración de poder de la que formaron parte muchos de los medios y de quienes ahora están en la oposición. No es el mayoriteo, el fraude electoral, la demagogia. Lo que llaman concentración del poder tiene hoy otro origen: el apoyo social al gobierno, en las urnas.

Las recriminaciones de concentración del poder tienen más, mucho más de trasfondo. Esa clasificación está más cerca de la intención de juicio político que de amor a la democracia.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La operación política de Morena en la CDMX Columnas
2021-01-26 - 01:15
Reelección: intenciones y resultados Columnas
2021-01-26 - 00:58
Agenda y reelección legislativa Columnas
2021-01-26 - 00:57
Guasón, ¿héroe o villano? Columnas
2021-01-26 - 00:57
Vacío de poder en México Columnas
2021-01-26 - 00:56
¿El Rey o Fallaste Corazón? Columnas
2021-01-26 - 00:54
Partidos sin discurso Columnas
2021-01-26 - 00:53
Línea 13 Columnas
2021-01-26 - 00:42
Los vientos también traen un impeachment Columnas
2021-01-26 - 00:40
El peso en tiempos de Covid-19 Columnas
2021-01-26 - 00:31
Tom Brady: La edad, un estado de ánimo Columnas
2021-01-25 - 10:34
+ -