facebook comscore
Definitivamente, es recesión

Definitivamente, es recesión

Columnas viernes 30 de septiembre de 2022 -

*Ya casi no hay duda de que la economía del planeta entrará en un periodo recesivo los próximos meses; la incertidumbre ahora es su magnitud y duración

En 12 meses aproximadamente, el mundo se enterará que durante algunos meses o semanas la economía global estuvo en recesión. Como es costumbre lo sabremos a destiempo, cuando ya todo haya pasado. Aunque en esta ocasión esto último es relativo, ojalá para entonces de verdad ya todo haya pasado.

Qué daría quien esto escribe por consignar buenas noticias, y no es que no las haya, podemos buscar y encontrar. Pero, es de tal magnitud lo que sucede en el lado negativo, que es más obligatorio escribir sobre esto último, por las graves consecuencias que tendrá si siguen las cosas iguales, o empeoran.

Cada vez hay menos dudas para los expertos en economía, y también para quienes no son tan expertos pero siguen de cerca la evolución de los indicadores económicos, la recesión está a la vista, de hecho la pregunta ya no es si habrá o no recesión, sino de qué magnitud y duración será esta, porque de las respuestas dependen muchas cosas.

Europa, o cuando menos una parte de ese continente, está ya en recesión o prácticamente a las puertas de la misma; la otra parte no tardará en caer. En Asia las cosas son un poco distintas, pero no mucho mejores, se considera que quizás en esta parte del mundo algunas naciones puedan evitar la recesión, pero lo que no podrán evitar es una importante desaceleración, que para efectos prácticos es casi lo mismo, crecer poco en estas naciones es el equivalente a no crecer, sobre todo en países como China.

En América la única economía que determinará todo, como siempre, será la de Estados Unidos, de ella dependerá lo que suceda en el resto de los países ubicados en esta parte del mundo.

Algunas estimaciones consideran que, de seguir las cosas como ahora, la recesión en la mayor economía del planeta será un hecho en algún momento del primer trimestre del próximo año, ya pegados a la recta final, posiblemente en marzo.

En el resto de las economías del continente, especialmente del río bravo hacia el sur, sucederá lo obvio, aunque los discursos de sus políticos se encargarán de negarlo hasta donde más les sea posible, y desde luego a fincar falsas expectativas diciendo que todo va de maravilla, nada nuevo en esta parte del mundo.

Basta con observar cómo se comporta Wall Stret para saber que, definitivamente, estaremos en los próximos meses en una recesión económica.
Como sabemos, los mercados de valores tienen el factor de la anticipación; nadie mejor que los mercados para leer lo que hacen los bancos centrales, muchas veces pueden equivocarse, pero también son muy acertados en otras ocasiones.

La misma Fed ya lo advirtió, pero su lenguaje lo entienden pocos, o fingen que no lo entienden, y los banqueros centrales tampoco hacen mucho por explicarle al público en general, ¿para qué informar sobre la realidad?

La advertencia de la Fed en el sentido de que “será necesario un poco de dolor para superar el momento actual”, es equivalente a una recesión. El banco central estadounidense sabe que sus acciones llevarán casi con toda seguridad a una recesión en su economía, y lo único que esperan es que no sea tan profunda.

Pero en el fondo su apuesta, la de la Fed, es riesgosa y también lo sabe; si las condiciones que catapultaron el crecimiento de precios se mantienen, es probable que sí tengan relativo éxito en los próximos meses y logre controlar el fenómeno inflacionario, aunque con costos.

Pero con un poco que fallen las cosas, con que se presente otra guerra o la que está vigente derive en otro tipo de situaciones, con algo que afecte el escenario actual, estaremos no solamente frente a una recesión, como prácticamente ya lo estamos, sino frente a una recesión profunda y prolongada.

Ese es el gran peligro, porque dadas las condiciones, entrar a un periodo recesivo entraña en realidad una profunda incertidumbre. Si la recesión es tan superficial que apenas si sabremos de su presencia meses después, todo empezará a componerse. Pero, la recesión puede ser devastadora y llevar al mundo a terrenos desconocidos.

Amable lector, ya no se pregunte si habrá o no recesión, es casi seguro. Mejor, eleve sus plegarias para que la recesión inminente no sea profunda y prolongada, como lo han pronosticado algunos.

No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La violencia contra las mujeres Columnas
2022-12-02 - 01:00
¿Monreal o Santiago? Columnas
2022-12-02 - 01:00
LÍNEA 13. Columnas
2022-12-02 - 01:00
AUMENTO SALARIAL, ABATIDO POR ALTOS PRECIOS Columnas
2022-12-02 - 01:00
Un buen gobierno Columnas
2022-12-02 - 01:00
Las mujeres en el ParlAmérica Columnas
2022-12-02 - 01:00
Sudáfrica 2010, nos eliminó Argentina Columnas
2022-12-02 - 01:00
El voto de las personas en prisión Columnas
2022-12-02 - 01:00
El INE se cruza de brazos Columnas
2022-12-02 - 01:00
Qatar 2022: México se va 44 años en reversa Columnas
2022-12-01 - 14:16
TIRADITOS Columnas
2022-12-01 - 01:00
LÍNEA 13. Columnas
2022-12-01 - 01:00
La evolución de la SCJN (VI) Columnas
2022-12-01 - 01:00
La lluvia ácida. Columnas
2022-12-01 - 01:00
+ -