facebook comscore
Derecha sin partidos

Derecha sin partidos

Columnas lunes 26 de septiembre de 2022 -

Hace todavía un par de años se hablaba de avance de la derecha en América Latina, vista en ese entonces como un peligro para la democracia por su sistemática forma de actuar fuera de la ley para obtener no sólo el poder sino las canonjías propias de estos grupos asociados históricamente los intereses de las minorías empresariales.

En México se observa una derecha formal que rebasa con mucho a su partido insignia, el PAN, cuya influencia en la sociedad se reduce todos los días, pero no por ello el pensamiento conservador se debilita. Lo que sucede es que existe una derecha tan convencida como desesperada que no sabe de dónde agarrarse para concursar en política y sólo tiene intereses, pero no poder.

Algunos grupos se sienten agredidos por el simple hecho de no estar abrigados por el poder, sin que haya habido motivo legal alguno de su inconformidad; es decir, hay inconformidad por una inercia informativa que los coloca en igualdad de circunstancias que ellos y que consideran indefensión ante un peligro inminente, que todavía no descubren cuál es.

La historia de la desinformación, los augurios que intentaron convertirse en profecías, la ideología de los medios introducida como vacuna para rechazar cualquier intento de transformación los muestra arrinconados, aun a aquellos que sin ideología definida consideran que el peligro de llegar a esquemas de represión, expropiación, nacionalización, enajenación de bienes, está latente.

La dispersión de las propuestas de los conservadores en México los muestra arrinconados en medio de una historia que no acaban de entender, un poco por la influencia de la rutina de creer en los medios en los que confiaron a pesar de saber que mentían, y otro poco por considerar que pueden ser afectados en sus intereses y propiedades, ante el desconocimiento de cualquier tipo de teoría política y de una economía convencional que se limitaba a continuar conceptos que dejaron de funcionar.

El avance de los regímenes progresistas en américa Latina, que anuncia otras dos victorias en Brasil y República Dominicana, los mantiene al borde de una injustificada desesperación, la cual implica no sólo alejamiento de los gobiernos sino rechazo inexplicable que los mantiene en vilo y a punto del colapso nervioso.

Estaba acostumbrados a tener el poder de su lado, como en México, pero también a contar con un partido que defendiera, con madurez parlamentaria, sus intereses, ahora sin uno ni otro, lo que en otros momentos fue el avance de la derecha ahora muestra su repliegue, y esto crea ínsulas, movimientos, grupos radicales que con o sin justificación, consideran afectados en sus intereses y son capaces de llegar a la violencia para garantizar que sus bienes, canonjías y excesos no sean alterados.

La democracia nunca caracterizó a la derecha y aquí está el peligro.


No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La evolución de la SCJN (VII) Columnas
2022-12-08 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2022-12-07 - 01:00
Marea humana presidencial Columnas
2022-12-07 - 01:00
La seguridad digital en México Columnas
2022-12-07 - 01:00
LÍNEA 13. Columnas
2022-12-07 - 01:00
Las experiencias de Qatar para 2026 Columnas
2022-12-07 - 01:00
¿Mala Racha? Columnas
2022-12-07 - 01:00
El silicio y la computación cuántica Columnas
2022-12-07 - 01:00
Sin reconciliación, no hay Nación Columnas
2022-12-06 - 01:00
Estado Global de la Democracia 2022 (2) Columnas
2022-12-06 - 01:00
¡CUIDADO CON LOS FRAUDES AL COMPRAR UN AUTO! Columnas
2022-12-06 - 01:00
+ -