facebook comscore
Desde cero

Desde cero

Columnas jueves 26 de octubre de 2023 -

Abrimos la prensa en materia de seguridad y crimen, y nos encontramos con una serie de conjeturas sobre el ánimo de los capos, los cambios en la jerarquía de un grupo delictivo, o la posible caída de la gracia de algún sujeto que amaneció decapitado. Todo, naturalmente, como parte de un flujo de hechos violentos que se muestran ya como parte normal de un mecanismo económico paralelo al reconocido por la ley, que como no puede ser hecho valer en tribunales, se hace valer mediante atrocidades.

La narrativa mediática sobre el crimen organizado siempre toma la estructura de una telenovela, y no es broma. Es decir, se enfocan en los nombres, los parentescos, las rencillas personales y las motivaciones psicológicas, como la venganza, la afrenta, la novia, etcétera. Son tantos y los apellidos son tan parecidos, que acaba pareciendo Cien Años de Soledad. Pero no es totalmente inútil hacer esto, aunque si se lleva demasiado lejos impide analizar la estructura de los negocios criminales y su relación con un Estado específico.

Lo cierto es que revela una realidad estructural, al menos: el negocio y la participación del mercado de las drogas está tan fragmentada, a veces con pleitos dentro de los propios clanes, que los acuerdos tienen cada vez menor valor y menor alcance. Por eso vemos, a diferencia de lo que sucedió en algún momento en Colombia con Escobar o en México con Caro Quintero, que los actores políticos fundamentales en una coyuntura son un vicefiscal estatal, un jefe de la policía municipal, un triste diputado local, porque las plazas son también más pequeñas. Aunque los más grandes se pelean por el control de un estado, para otros muchos, cada vez más, se trata de tener control sobre un retén específico en un tramo carretero, un bar, un depósito.

Esto, naturalmente, vuelve el negocio más violento, porque los imponderables o los incumplimientos de los acuerdos se multiplican y cada uno trae sus mensajes y consecuencias magnificadas. De nuevo, la violencia asociada al narcotráfico no es directamente proporcional al tamaño de la producción o del trasiego en un lugar, eso depende de otros factores, como el descrito arriba. La visibilización de la violencia y de la criminalidad es, en términos generales, un costo para los cárteles consolidados y los líderes que llevan años sobreviviendo en el negocio, y entienden que es insostenible a largo plazo. Por eso ellos mismos comienzan a dibujar macro acuerdos con actores políticos y otros actores criminales, a fin de redefinir los parámetros de sus actividades. Eso no los vuelve buenos, simplemente pragmáticos, porque se trata de sobrevivir, literal y metafóricamente. Por eso cocaína sí, pero fentanilo no, y así.

En la coyuntura específica, son cada vez más ciudades las que se vuelven focos rojos, no sólo para las autoridades, sino para los inversionistas y la comunidad internacional. Esto no es poca cosa, porque puede ser la diferencia entre que una compañía que de desplaza desde Asia genere miles de empleos en un estado o en otro, en una ciudad o en otra, y que alguna ya consolidada y que contribuye de forma relevante a la economía de una entidad, decida salirse de ella. En ese sentido, la percepción de la violencia no puede ser tal que dé la impresión de haber creado un verdadero Estado paralelo, que además es tan frágil que ni siquiera saben los particulares a quién pagarle, a quién comprarle protección, etcétera. Es decir, no solo mafia, sino caos y volatilidad de partes interesadas. Este último escenario crea una aversión total por parte de los actores económicos, y puede, fácilmente, convertir una localidad próspera en una tierra baldía, en cosa de meses.

No es probable que la presente administración vuelva a poner en la mesa el tema de la violencia y el crimen organizado, porque no tiene nada que ganar. Seguramente ha habido cambios en las estrategias concretas de las fuerzas armadas y la guardia nacional, porque ellos tienen que cuidar su propia vida y no van a ir de carne de cañón para defender ninguna idea utópica sobre la naturaleza humana. Pero tarde o temprano habrá que replantear todo, y hará falta un nuevo pizarrón, y nuevos gises, porque será desde cero.

No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ausencias en candidaturas morenistas Columnas
2024-03-04 - 01:00
Acarreo o capacidad de convocatoria Columnas
2024-03-04 - 01:00
¿QUÉ ES LA “VEDA ELECTORAL” Columnas
2024-03-04 - 01:00
Putin, un peligro para.......el mundo Columnas
2024-03-04 - 01:00
TRUMP A PESAR DE SUS PROBLEMAS, AVANZA Columnas
2024-03-04 - 01:00
El camino trazado al Estéreo Picnic Bogotá! Columnas
2024-03-04 - 01:00
Musicología Columnas
2024-03-01 - 23:26
¿DEPORTE SOCIALISTA? Columnas
2024-03-01 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2024-03-01 - 01:00
También fue el MP Columnas
2024-03-01 - 01:00
LA CORRESPONSABILIDAD DE LOS BANQUEROS Columnas
2024-03-01 - 01:00
LINEA 13. Columnas
2024-03-01 - 01:00
La justicia electoral local Columnas
2024-03-01 - 01:00
+ -