facebook comscore
El derecho humano a un “buen gobierno”

El derecho humano a un “buen gobierno”

Columnas lunes 22 de marzo de 2021 -

Por Armando Hernández

Aunque algunas veces se llegan a confundir, el Estado y el gobierno no son lo mismo. El Estado es una organización social que tiene como fines el orden, la paz, la justicia, la seguridad y el bienestar general, mientras que el gobierno es el conjunto de instituciones creadas para cumplir los fines del estado.

Es como si fuera la mesa directiva de una asociación: Un grupo de personas designadas para ejecutar el mandato de actuación que permita llevar a la organización al cumplimiento de sus fines.

La palabra gobierno etimológicamente significa dirigir una embarcación. En sentido figurado, el gobierno del estado es dirigir el barco (Estado) hacia un puerto, que corresponde al cumplimiento de dichos fines.
No todo gobierno es un buen gobierno. En muchas ocasiones es probable que el gobierno se desvíe del cumplimiento de los fines del Estado, o los realice de una manera poco eficaz.

El buen gobierno implica la realización de todas las acciones necesarias para que el Estado logre sus fines, optimizando el uso de los recursos con que cuenta. Entonces, podemos hablar de un buen gobierno.

Caso contrario, el mal gobierno, el preámbulo a un “Estado fallido”, es aquel que no logra el cumplimiento de los fines del Estado de maneta eficaz y eficiente.

A pesar de que el catálogo de Derechos Humanos ya se encuentra saturado; podemos reflexionar sobre la posibilidad de encontrar como parte de las obligaciones de las autoridades del Estado, la de cumplir eficazmente con sus funciones.
Y tratándose de una obligación de la autoridad, estaremos evidentemente frente a un derecho humano, o derecho subjetivo público, al que podemos denominar “derecho al buen gobierno”. (Aunque hay que recordar que, por ejemplo, la Constitución de la Ciudad de México le llama “derecho a la buena administración pública”).
Cabe destacar que gobierno y administración pública no son sinónimos, ya que en el gobierno entran las tres ramas de la función pública: Ejecutiva Legislativa y Judicial; mientras que la administración pública sólo se refiere a las acciones del Poder Ejecutivo.

Pero como todo derecho humano, se requiere precisar cuál es su base normativa-constitucional, así como delimitar su contenido esencial.

Para ello, resultaría útil remitirnos al contenido de los artículos 113 y 134 constitucionales. Si bien específicamente no consagran de manera literal la existencia de un derecho humano, si es claro que, de la adecuada interpretación del contenido de estos dos dispositivos constucionales, se desprenden al menos las obligaciones de las autoridades del Estado (gobierno) de combatir la corrupción y eficientar el uso de los recursos públicos de que dispone. Es decir, hacer un “buen” gobierno.
Flor de Loto: Siempre que existe una obligación a cumplir por parte de la autoridad, hay un derecho humano que exigir.


No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
1952: Mujeres, promesas y elecciones Columnas
2021-10-19 - 01:00
ASIGNATURAS PENDIENTES Columnas
2021-10-19 - 01:00
Las puertas abiertas de la 4T Columnas
2021-10-19 - 01:00
El GP de la Ciudad de México Columnas
2021-10-19 - 01:00
Cadenas productivas al filo de un chip Columnas
2021-10-19 - 01:00
Línea 13 - 19 de octubre Columnas
2021-10-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2021-10-19 - 01:00
Línea 13 - 18 de octubre Columnas
2021-10-18 - 05:42
Inmunizar a niños Columnas
2021-10-18 - 01:00
Una película de policías Columnas
2021-10-18 - 01:00
Poderes sin monopolio Columnas
2021-10-18 - 01:00
PENSAR LA BARBARIE Columnas
2021-10-18 - 01:00
Amor y sociedad Columnas
2021-10-18 - 01:00
LAS REDADAS DE ICE SEGUIRÁN Columnas
2021-10-18 - 01:00
+ -