facebook comscore
El parteaguas de la mujer en el deporte

El parteaguas de la mujer en el deporte

Columnas lunes 09 de marzo de 2020 - 01:31

¿Se han preguntado en qué momento la mujer tuvo un lugar importante en la historia del deporte mundial? Pues fue en los Juegos de México 1968, justa en la que Enriqueta Basilio encendió el pebetero olímpico, ese día todo cambió.

Fue en la tarde de un 12 de octubre cuando la joven deportista de 20 años, campeona nacional en la categoría de 80 metros con vallas, recibió la antorcha de un cadete militar para iniciar su recorrió por la pista con un grupo de niños para abrirle camino y formar una valla rumbo las 93 escaleras para subir con la llama que inauguraba los primeros Juegos Olímpicos en América Latina.

Lo anterior le dio la vuelta al mundo, pues anteriormente se habían celebrado 18 ediciones en las que solo los hombres eran protagonistas y después de aquel acto protocolario que se desarrolló en medio de la tensión política-social por la matanza que ocurrió diez días antes de la inauguración, esto en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, cuando el ejército reprimió con violencia una manifestación de estudiantes, la mujer comenzó a tener protagonismo.

Fue en México 68 donde otras dos mexicanas alzaron la voz con su talento, pues plasmaron su nombre en los podios de la justa, lo que significó tener en nuestro país a las primeras medallistas nacionales en unos Juegos Olímpicos.

Las heroínas de aquel evento fueron la nadadora María Teresa Ramírez y la esgrimista María del Pilar Roldán; la primera que menciono puso de pie a toda la Alberca Olímpica Francisco Márquez luego de su impactante prueba de los 800 metros libres, en la que se colgó la medalla de bronce, esto luego de llegar detrás de las estadunidenses Debbie Meyer y Pamela Kruse, que se llevaron el oro y la plata.

A la fecha se recuerda como uno de los grandes logros de una mexicana en las albercas, pues además de su bronce, Felipe “Tibio” Muñoz, con una medalla de oro, son los únicos en la historia de México con preseas olímpicas.

Pero la pionera de las medallas de plata en justas veraniegas es sin duda María del Pilar Rolán, ya que, si bien la disciplina de esgrima no era tan conocida en el gremio popular por su estado elitista, el sabor a gloria y de orgullo nacional se mantiene con el paso de los años, pues disputó la final de florete ante la rusa Yelena Novikova, ganadora de aquel combate.

Tal parece que los éxitos de las mexicanas en su mayoría lo medimos con justas olímpicas o del deporte amateur, pues es este sector en el que más nombres han surgido, tales como la taekwondoín María del Rosario Espinoza, la pesista Soraya Jiménez, la clavadista Paola Espinosa, la raquetbolista Paola Longoria o la marchista Guadalupe González, quienes han tomado un valor especial dentro de la historia del deporte de México, que además son ejemplo claro de que el sexo débil no existe.










Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Esperanza, Pruebas Diagnósticas Covid-19 Columnas
2020-08-06 - 01:04
Las barbas del vecino Columnas
2020-08-06 - 01:02
Netflix y la política mexicana Columnas
2020-08-06 - 01:02
Un salario solidario para toda la ciudad Columnas
2020-08-06 - 01:00
Línea 13 Columnas
2020-08-06 - 00:54
Mejor, nada Columnas
2020-08-06 - 00:49
+ -