facebook comscore
Evo: La Sombra del Caudillo

Evo: La Sombra del Caudillo

Columnas miércoles 18 de noviembre de 2020 - 00:30

Hace unos días tomó posesión de la presidencia de Bolivia Luis Arce, artífice de las reformas que llevaron al despegue económico del país andino durante los años del gobierno de Evo Morales. Durante sus años de gestión como ministro de Economía se incrementaron las reservas internacionales, se amplió la clase media y se registraron tasas de crecimiento sin precedentes, pero no se cumplió con la promesa de diversificar la economía nacional. Hoy, Bolivia sigue dependiendo en extremo de la explotación, muchas veces abusiva, de las materias primas.

Arce logró una apabullante victoria en las urnas en buena medida gracias a la notable incompetencia del Gobierno de transición encabezado por Jeanine Áñez, quien aplicó torpes medidas enfocadas tratar de revertir las políticas de Evo Morales, reprimió de forma salvaje manifestaciones en su contra y gestionó de forma catastrófica la pandemia del coronavirus.

La postulación de Arce como candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) tuvo sus dificultades. El nuevo presidente es un académico de clase media, no un militante de las organizaciones sindicales y campesinas las cuales conforman gran parte de las bases del MAS. Logró ser candidato exclusivamente gracias a la insistencia de su mentor, Evo Morales. Es decir, sus bases reales de sustentación y autonomía política son cuestionables. Esto es grave porque los retos de Arce como presidente son ingentes. Recibirá una economía muy castigada por la crisis del coronavirus y una sociedad gravemente polarizada. Bolivia se enfrenta a su peor recesión desde los años ochenta y la situación actual es muy diferente a la experimentada por el país en los buenos tiempos, cuando los precios de las materias primas estaban por las nubes. La pandemia ha reducido el comercio de las materias primas a nivel global, perjudicando mucho a los países productores. Asimismo, la oposición boliviana se ha fortalecido, sobre todo un sector de extrema derecha encabezado por el empresario Luis Fernando Camacho. El nuevo presidente deberá procurar un gobierno menos confrontacionista para ampliar su base social y calmar los ánimos en el país.

Pero ello se ve difícil. El principal reto de Arce será lidiar con la sombra del caudillo. La megalomanía de Evo Morales es grande, se siente un “líder indispensable elegido por la historia”. Según el nuevo presidente, Evo se mantendrá al margen del gobierno, pero tal cosa es imposible de creer. Véase si no: Morales adelantó su regreso a Bolivia y organizó para ello una marcha triunfal de tres días con una caravana formada por más de 800 vehículos la cual recorrió más de mil kilómetros desde la frontera con Argentina (donde lo despidió el presidente Alberto Fernández) hasta Chimoré, enclave cocalero en Cochabamba donde los recibieron unas 100 mil personas ¡Ni Napoleón tras su regreso de Elba!









Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -