facebook comscore
Ganar perdiendo elecciones

Ganar perdiendo elecciones

Columnas viernes 03 de junio de 2022 -

La inercia de realizar comentarios, análisis a la antigüita que muestran a sus preservadores como parte de un pasado donde estado, gobierno, presidente y partido eran exactamente lo mismo.
Es común leer a los consentidos del pasado, quienes afirman que si Morena gana las seis gubernaturas, el triunfo es del Presidente, cuando se trata de un problema adicional, aunque no llega a considerarse una derrota personal. Es decir, un mandatario gobierna para todos y ganar todas las gubernaturas de la contienda el 5 de junio, se convierte en una carga más para las tareas del Jefe del Ejecutivo. Gana Morena, pero no el Presidente, triunfa la 4T, que no se limita a Morena, pero pierde la democracia.
La democracia más equilibrada es la que mayor representación posee, porque la inconformidad encuentra en las alternativas partidistas sus necesidades; sin embargo, cuando no hay contrapesos, cuando la votación favorece a solo un partido, la democracia se acerca a la voz de un partido. Voz y voto se uniforman, terminan por crear una administración pública sin los inconformes, éstos pueden ser muchos o pocos, lo trascendente es que carecen de representación en las instancias partidistas existentes.
Una parte de la sociedad se queda en esas circunstancias, sin representación en el congreso, sin fuerza en el mapa político y sin solidez en el diseño geográfico, que redundaría en un problema grave, sobre todo si es la derecha la que se queda afuera de esas representaciones.
La derecha tiene dos características peligrosas, en primer lugar, posee el dinero y en segundo tiene una vocación golpista que contiene en sus genes desde siempre. Porque al carecer de partidos sólidos, de representación política y de expresión en el Legislativo, puede organizar un golpe de Estado o algo similar a través de las instancias que todavía tiene incrustadas en la administración pública, principalmente en el Poder Judicial, y hacer del gobierno un rehén y del Presidente su víctima principal, como sucedió en Brasil con Lula y Dilma.
En México los medios tradicionales, el convencionalismo informativo y la inercia manipuladora, sirven por el momento como válvula de escape, cuando antes era un dique de contención para la sociedad inconforme. Ahora es la vía que puede desahogar la inconformidad dándole amplia voz a los conservadores como ha hecho en los últimos tres años, pero con el riesgo de perder no sólo credibilidad sino clientes, audiencia o lectores.
En México la derecha minoritaria, en caso de perder las seis gubernaturas en contienda, tiene como desfogue de sus ansias de poder a los medios, pero lo peligroso surge cuando éstos medios se ahoguen en sus propias mentiras y no haya ni quién voltee a verlos, entonces la derecha volvería a ver en el golpismo la mejor manera de recuperar el poder.


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Ámbito electoral o parlamentario? Columnas
2022-07-01 - 01:00
Comparaciones Columnas
2022-07-01 - 01:00
“Ilusiona el tenis mexicano” Columnas
2022-07-01 - 01:00
Política electoral Columnas
2022-07-01 - 01:00
LOS CUESTIONAMIENTOS A DOS BOCAS Columnas
2022-07-01 - 01:00
Adiós a las influencias Columnas
2022-07-01 - 01:00
El regreso al Viejo Oeste Columnas
2022-07-01 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-07-01 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-07-01 - 01:00
UNA VELA MÁS, FELICIDADES LMB Columnas
2022-06-30 - 01:00
La normalidad de los retenes. Columnas
2022-06-30 - 01:00
MOVILIDAD DE PISO PAREJO Columnas
2022-06-30 - 01:00
+ -