facebook comscore
Hasta Davos ya se asustó

Hasta Davos ya se asustó

Columnas jueves 26 de enero de 2023 -


Los ricos se hicieron más ricos con una tragedia humanitaria. Qué novedad. La respetada confederación de ONGs humanitarias, OXFAM, acaba de publicar datos interesantes sobre la desigualdad global que se acentuó durante la pandemia. Además, hay información específica sobre México. Resulta que las grandes empresas pagaron un ISR efectivo de entre 1 y 8%, por debajo del 30% que establece la ley. Creo que el tema de la desigualdad tiene como causas, en esta época, una muy discutida y otra no tanto: en primer lugar, es evidente que la hegemonía del discurso que dio al traste con el Estado de Bienestar, y su implementación como política de Estado prácticamente en todo el mundo occidental, dio como resultado la acumulación de la riqueza.

El reto es ver más allá del resentimiento. La política neoliberal fracasó, ciertamente, pero en su momento estaba enfrentando el agotamiento de un modelo estatal que dejó de atender a todas las leyes económicas, no sólo al de la armonía preestablecida y la mano invisible. Eso quiere decir que los políticos pretendieron politizar todas las variables económicas y no atendieron a ninguna restricción de deuda pública porque sus incentivos eran sólo electorales, no de sustentabilidad financiera, máxime cuando su horizonte de vida político es corto.

A un presidente lo que le importaba es que no explotara la crisis en su sexenio, ya lo que pasara en el año 7 no era su problema. Lo que hubo en los setenta y ochenta fue, primigenia, una crisis de deuda que desencadenó otras. Pero además, el discurso liberal se basaba en lo que en esa época parecía evidencia incontrovertible; gobiernos demasiado endeudados que ya no podían ni prestar servicios básicos, empresas estatales ineficientes y corruptas, y una caída drástica en el crecimiento económico. Su diagnóstico era correcto, pero su solución tampoco funcionó.


En 2023, el discurso es el que apenas está cambiando, y hasta en Davos ya no pueden sostener que todo está como debería. Las declaraciones sobre la necesidad de la reivindicación del Estado de la rectoría económica para garantizar un mínimo de equidad, no ha provenido de África o El Caribe, sino de potencias liberales como Francia, Alemania e Inglaterra, aunque para que esto se convierta en política pública normalizada pueden pasar algunos años.

En segundo lugar, es clave entender que una de las principales herramientas de la política neoliberal fue la captura del Estado. Si se considera que el Estado debe existir para crear y proteger los mercados y la propiedad, y para ninguna otra cosa, es obvio que lo que debe pasar es que quienes compartan esta óptica sean los que legislen y los que regulen a las unidades económicas. Legisladores y funcionarios que, literalmente, ven como su propósito ser lo más desentendidos posible en todo lo que puedan, y dejar caer todo el peso de la ley y la fuerza a aquel que, más bien, ose “provocar una distorsión” en el funcionamiento natural del mercado.

Por eso, sin importar lo izquierdistas que hayan sido algunos mandatarios, revertir la tendencia de corporaciones billonarias que no pagan impuestos ha sido casi imposible. Literalmente, esos gobiernos están peleando contra su propio orden jurídico y su deep state, quienes practican el canibalismo económico, no por maldad, sino porque están verdaderamente convencidos de la inferioridad de lo público sobre lo privado, siempre y en todos los ámbitos.

Al mismo tiempo, acaba de publicarse la última edición del barómetro de confianza global de la consultora Edelman, la más autorizada en la materia. Mide, en esa ocasión, el grado de polarización de los países. En México, el 50% cree que el país está polarizado, y el 50% no, lo cual de suyo es la primera polarización. Pero se nota también un signo alentador, pues los políticos tienen ya la supervivencia como incentivo para reducir el poder de las corporaciones. A ver qué hacen con eso.

No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El corazón de la Ciudad Columnas
2023-01-27 - 01:00
Línea 13. Columnas
2023-01-27 - 01:00
El financiamiento de los programas sociales Columnas
2023-01-27 - 01:00
Ataques con ácido, violencia feminicida Columnas
2023-01-27 - 01:00
La medalla del rey Columnas
2023-01-27 - 01:00
LAS GANANCIAS DE LOS BANCOS COMERCIALES Columnas
2023-01-27 - 01:00
Erradicar la violencia contra las mujeres Columnas
2023-01-27 - 01:00
Al mexicano le cuesta salir del país Columnas
2023-01-27 - 01:00
LAS ASPAS DE LA LAVADORA Columnas
2023-01-26 - 01:00
Plan B, visto desde el INE Columnas
2023-01-26 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2023-01-26 - 01:00
Los 3 Kelsen Columnas
2023-01-26 - 01:00
Línea 13. Columnas
2023-01-26 - 01:00
El ruido, segundo contaminante en México Columnas
2023-01-26 - 01:00
Premio para Benjamín… y más logros Columnas
2023-01-26 - 01:00
SANGRE, SUDOR Y GLORIA Columnas
2023-01-26 - 01:00
+ -