facebook comscore
Hay Xi para rato, pero…

Hay Xi para rato, pero…

Columnas miércoles 19 de octubre de 2022 -

No por poseer una personalidad gris y un tono monocorde Xi Jinping dejo de ser amenazador e intransigente en su discurso de inauguración del XX Congreso del Partido Comunista Chino (PCC). Durante casi dos horas habló de enfrentar los desafíos domésticos con “espíritu de lucha” y a aprovechar las oportunidades estratégicas del “cambiante equilibrio internacional de poder”. También esgrimió una nueva amenaza sobre Taiwán:

“No descartamos el uso de la fuerza”. Finalmente, no podría faltar la referencia a la supuesta decadencia de Occidente, en contraste con la “vigorosa e imbatible China”. Pero pese al ambiente de coronación y a las balandronadas triunfalistas el tercer periodo al mando de Xi será azaroso.

El PIB chino crecerá este año apenas un 2.8 ocho por ciento (el objetivo inicial era del 5.5 por ciento), por detrás de muchas economías regionales.

El peso de los problemas del sector inmobiliario representa cerca del 30 por ciento del PIB y el desempleo juvenil ha crecido a cerca del 20 por ciento. Las estrictas e impopulares medidas de cero Covid perjudican a la productividad, se reducen turismo y consumo interno, el sector privado se ha visto afectado por una severa campaña regulatoria trufada de multas y nuevas normativas y se agudiza la merma en la proporción de la población en edad de trabajar.

Pero sobre ninguno de estos dilemas se escucharon críticas en el Congreso, el cual se entregó (eso sí) al culto a la personalidad del líder, quien repetirá en todos sus cargos (presidente, secretario general y jefe de la Comisión Militar Central) y reafirmó su control sobre el Politiburó. Faltará saber si el primer ministro será un tecnócrata pragmático como el saliente Li Keqiang, capaz de hacer contrapeso a la ideologización de Xi, o si éste nombrará a un incondicional. También se confirmó la entronización de la fórmula ideológica de “El pensamiento del presidente Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era” y le otorgó al presidente el título de “Arquitecto de la Aceleración Integral”.

Sin embargo, como todo dictador, Xi es inseguro. Esta inseguridad se refleja en sus esfuerzos por imponer un control totalitario en la sociedad china y en tratar de eliminar a todos los rivales potenciales. Al menos un millón y medio de funcionarios han sido castigados por corrupción y motivos delirantes como “llevar una vida decadente” o “no tener ideales ni convicciones”. El Partido Comunista impone la lealtad ideológica por delante de los resultados económicos, pero esta estrategia pude resultar fatal. Xi, el “Acelerador”, ha puesto a China en reversa al retirarla del sendero de la reforma. Su autocracia y su vocación por ubicar a la ideología sobre el pragmatismo tiene costos elevados para su país y para el mundo.

No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La violencia contra las mujeres Columnas
2022-12-02 - 01:00
¿Monreal o Santiago? Columnas
2022-12-02 - 01:00
LÍNEA 13. Columnas
2022-12-02 - 01:00
AUMENTO SALARIAL, ABATIDO POR ALTOS PRECIOS Columnas
2022-12-02 - 01:00
Un buen gobierno Columnas
2022-12-02 - 01:00
Las mujeres en el ParlAmérica Columnas
2022-12-02 - 01:00
Sudáfrica 2010, nos eliminó Argentina Columnas
2022-12-02 - 01:00
El voto de las personas en prisión Columnas
2022-12-02 - 01:00
El INE se cruza de brazos Columnas
2022-12-02 - 01:00
Qatar 2022: México se va 44 años en reversa Columnas
2022-12-01 - 14:16
TIRADITOS Columnas
2022-12-01 - 01:00
LÍNEA 13. Columnas
2022-12-01 - 01:00
La evolución de la SCJN (VI) Columnas
2022-12-01 - 01:00
La lluvia ácida. Columnas
2022-12-01 - 01:00
+ -