facebook comscore
Hombres fuertes en la Unión Europea

Hombres fuertes en la Unión Europea

Columnas miércoles 05 de agosto de 2020 - 00:32

Polonia y Hungría son dos de los países más beneficiados por las políticas de subvenciones y fondos de cohesión de la Unión Europea. Sin embargo, ello no ha impedido a los gobiernos de estas naciones actuar de forma crecientemente autoritaria, en detrimento del espíritu democrático de la integración europeísta. Tanto el húngaro Viktor Orban como el polaco Jaroslaw Kaczynski, hombres fuertes de sus respectivos países, han logrado consolidar sus carreras políticas utilizando un discurso antieuropeísta y xenófobo, aderezado con absurdas teorías de conspiración.
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha arbitrado contra Polonia y Hungría en varias ocasiones durante los últimos meses a causa de su notable deterioro institucional. A Europa le preocupa cuestiones como la llamada “Ley Habilitante”, la cual otorga al primer ministro húngaro poderes absolutos para gobernar por decreto mientras dure la pandemia del Covid-19, y la reforma judicial en Polonia, diseñada para otorgar al ministro de Justicia la capacidad de decidir a discreción la prolongación de los mandatos de los magistrados.
La semana pasada, Polonia se retiró de la Convención de Estambul, el primer instrumento jurídicamente vinculante diseñado para combatir la violencia contra las mujeres. Establece como actos punibles la violencia física y psicológica, el acoso, el matrimonio forzado, la mutilación genital femenina, el aborto, la esterilización forzada y los llamados “los crímenes de honor”.
No solo eso, además de este retiro, propiciado por los ultraconservadores polacos, el Convenio recibió el rechazo del Parlamento húngaro. Les molesta la definición, contenida en el documento, del término "género" como: “las funciones, comportamientos, actividades y atributos socialmente construidos que una sociedad determinada considera apropiados para las mujeres y los hombres”. La consideran “demasiado amplia” y susceptible a interpretarse para dar paso al reconocimiento de un “tercer género”. Sin embargo, según el propio Convenio, el género y el sexo son dos conceptos separados y la definición no tiene por objeto sustituir los términos "mujeres" y "hombres".
Los ultraconservadores acusan al Convenio de propalar una supuesta “ideología de género”. Pero no se trata de ideología. No es de derecha o izquierda, progresista o conservador defender la integridad de las mujeres.
La Unión Europea acaba de anunciar un colosal paquete de beneficios a sus miembros para superar la crisis del coronavirus. En el caso de Hungría y Polonia no quedó suficientemente clara una vinculación entre el otorgamiento de las ayudas y la preservación de los valores democráticos. El comunicado final de la cumbre contiene frases susceptibles a ser interpretadas por las partes a su conveniencia, pero el Parlamento Europeo lamentó esta grave omisión, y aprobó una resolución critica a las medidas tomadas por los gobiernos de Hungría y Polonia durante la crisis del coronavirus describiéndolas como "totalmente incompatibles con los valores europeos".

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -