facebook comscore
Individualidad y colectividad

Individualidad y colectividad

Columnas lunes 25 de mayo de 2020 - 00:43

La llamada “guerra fría”, el periodo histórico que corrió desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la caída del muro de Berlín, planteó en su momento una disyuntiva entre el sistema capitalista y lo que fue el socialismo realmente existente.
Esta lucha ideológica presentaba opciones distintas a diversas cuestiones, como el papel del estado en la economía, la propiedad de los medios de producción y la relación entre el individuo y la comunidad, entre muchas otras.
En el modelo capitalista, la forma de construir el bienestar general, a través de la suma de “bienestares individuales” lleva implícita la necesidad de un estado “gendarme” cuya principal misión sea “dejar hacer y dejar pasar,” y se dedique a tutelar y permitir el ejercicio de las libertades individuales (estado liberal). En contraposición, el modelo de “estado social,” heredero de las ideas socialistas o de izquierda, plantea la necesidad de que el estado vaya más allá; y procure el bienestar general a través de la creación de condiciones que permitan mejores oportunidades de desarrollo para la generalidad de los individuos.
En el centro de la discusión de estos dos distintos modelos y concepciones de estado siempre ha estado implícito el debate respecto del interés particular frente al interés general, cuando estos llegan a contraponerse.
¿Es válido exigir a las personas cierto sacrificio individual en beneficio de la colectividad? ¿Es posible construir bienestar individual a costa de la colectividad, sin retribuir a ésta algo de los beneficios obtenidos?
La “justicia social” surge como una visión retributiva y distributiva de los beneficios que los individuos obtienen de la sociedad, mientras que la idea de “inviolabilidad de la persona”, la “cultura del esfuerzo” y el emprendimiento como motor de desarrollo individual, contemplan el mérito personal como motor del bienestar, soslayando el aporte social al bienestar individual.
Mientras la sociedad se debate tratando de convencerse unos a otros de que su visión de justicia (y la carga ideológica tras de ella) son la mejor opción para la organización del estado, la realidad es distinta. No se alcanza el bienestar general ni por la izquierda ni por la derecha.
Ni el individuo aporta suficiente a la sociedad, ni la colectividad aporta lo necesario al individuo.
Probablemente la solución no está en los modelos que hemos construido a lo largo de la historia. Quizá ni el individualismo ni el colectivismo sean las opciones para encontrar las condiciones que permitan el pleno desarrollo de los seres humanos en busca de la felicidad. Parece increíble que no podamos encontrar otras opciones para que el estado cumpla con su principal función: garantizar el bienestar general.
Flor de Loto: En el mundo actual, el capitalismo ha conquistado casi todos los rincones del planeta (imponiendo un mercado o aldea global).

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -