facebook comscore
La 4T contra el empleo

La 4T contra el empleo

Columnas lunes 20 de enero de 2020 - 01:43



No podemos decirnos sorprendidos. Sin inversiones productivas suficientes y caídas en la actividad industrial, habrá costos para las familias mexicanas. Se veía venir; pero, de cualquier manera, duele la falta de empleos formales al cierre de 2019. Duelen viniendo de un Gobierno que prometió trabajar en primer lugar por los “pobres”.
¿Es posible hacer valer aquello de que “por el bien de todos, primero los pobres”, cuando desde el Gobierno no se generan las condiciones para que detone la actividad económica y se generen los empleos que ayuden a las familias menos favorecidas del país a trascender su condición de vulnerabilidad?
La pregunta es relevante porque es muy difícil pretender que haya un mayor dinamismo en la generación de empleos formales (aquellos que brindan las prestaciones de Ley y que, de manera efectiva, pueden lograr que una familia supere su condición de pobreza tanto por ingresos como por carencias) si no hay el entorno de confianza para que haya inversiones productivas y se generen nuevas plazas laborales.
Si bien es posible que este año haya cierta recuperación en el sector de la construcción, lo cual sería una bocanada de aire fresco para la generación de empleos, en el resto de la industria es otra la historia.
En México, a partir de la cancelación del NAIM en Texcoco, se generó una “crisis de confianza” entre los inversionistas que se ha venido reflejando en el entorno económico. Más allá de los actos protocolarios o los números alegres de los datos preliminares de la Inversión Extranjera Directa, de acuerdo con el Inegi la Inversión Fija Bruta IFB (el gasto efectivo en construcción, maquinaria y equipo) a octubre de 2019 resultó inferior en -8.6% a la de octubre de 2018; asimismo, en el periodo de enero a octubre de 2019 el dinamismo de dicha inversión se contrajo en -5.2%.


La perdida de confianza y de dinamismo se refleja en la industria. Al comprar la producción industrial de noviembre de 2019 con la de noviembre de 2018, se observa una reducción de -1.7%; al hacer el análisis de manera más puntual se observan reducciones en actividades como la fabricación de maquinaria y equipo (-19.1%), fabricación de productos mecánicos (-8.7%) o, de manera estratégica para el país por estar ahí tanto la producción de vehículos como de autopartes, la de la fabricación de equipo de transporte (-6.5%).
Sin confianza entre los inversionistas (efecto NAIM), sin inversión productiva (IFB), sin actividad industrial, con un el “champion” mexicano de cara a los mercados internacionales de capa caída (sector automotriz) y un gobierno que, ante la falta de mayores luces, ideológicamente se empeña en apostar por las estrategias que en los setentas y ochentas quebraron al país, no es de sorprender que el país genere menos empleos formales. Exactamente 48% menos empleos formales en 2019 respecto a 2018. 48% menos oportunidades para las familias mexicanas. 48% menos esperanza en un futuro mejor.

Nota bene INSABI
Desapareció el Seguro Popular y comenzó la operación del INSABI con más incertidumbres que otra cosa. Como bien señaló Salomón Chertorivski en una columna recientemente publicada respecto al nuevo Instituto, no se sabe cómo se va a financiar, cómo va a operar, cómo va a afectar a los trabajadores del Sector Salud y, quizá más importante, tampoco qué derechos tenemos como potenciales pacientes y cómo hacerlos valer. Dudas que matan.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-11-26 - 00:48
Feminicidios y homicidios Columnas
2020-11-26 - 00:48
ENTRE MADURO Y PODRIDO. Columnas
2020-11-26 - 00:35
Aliados, mujeres, violencia y definiciones Columnas
2020-11-26 - 00:27
Outsourcing, ¿son tiempos de cambios? Columnas
2020-11-26 - 00:23
Sigue la alerta por el Covid-19 Columnas
2020-11-26 - 00:23
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -