facebook comscore
La otra cara del Super Bowl: la “Irapuato gringa” en Florida

La otra cara del Super Bowl: la “Irapuato gringa” en Florida

Deportes viernes 31 de enero de 2020 - 06:05

RUMBO AL SUPER BOWL

Por Luis Carlos Rodríguez González

Es la Irapuato Gringa y está en Florida. Plant City es una versión de la región guanajuatense y en ella trabajan miles de paisanos, principalmente de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, quienes todo el año siembran, cultivan, cosechan y empacan miles de toneladas de fresa que llegan a los restaurantes y supermercados de todo Estados Unidos.

Ubicada a poco más de 300 kilómetros de Miami, sede de la edición 54 del Super Bowl, Plant City no aparece en los mapas turísticos de Florida a pesar de estar muy cerca de Disney World y se distingue por ser el poblado que produce la mayor cantidad de fresas de invierno en este país.

Seis días de la semana, desde la cinco de la mañana hasta las tres de la tarde, Santiago Reyes, originario del municipio de El Bosque, Chiapas, trabaja en estos campos como parte del ejercito de más de seis mil mexicanos que pizcan fresa en esta población prominentemente anglosajona y que se ubica en el condado de Hillsborough.

“Aquí se gana bien, pero te chingas bien. Yo gano hasta 1,300 dólares a la semana y trabajo diario al menos 10 horas. Aquí todos somos mexicanos, los americanos, la gente de color, ni los sudamericanos le entran a estos trabajos”, comentó Contra Réplica el mexicano de 35 años, quien junto con su esposa y tres hijos viven en una casa rodante.

Plant City es la otra cara de Florida, lejos de los reflectores del Super Bowl, es también la cara de la explotación laboral y hasta de la discriminación para miles de mexicanos. Nuestros paisanos ven muy lejano esta fiesta deportiva donde un boleto se cotiza entre los 3 mil 200 y 24 mil 500 dólares para estar presentes en el Hard Rock Stadium de Miami, donde el próximo 2 de febrero se enfrentarán los 49ers de San Francisco y los Chiefs de Kansas City en el Super Bowl 54.

La pequeña población agrícola tiene extensión de más de 600 kilómetros cuadrados y poco más de 37 mil habitantes, de los cuales el 70 por ciento son anglosajones y alrededor de seis mil son migrantes, en su mayoría mexicanos.

Este poblado se convirtió en receptor del éxodo de jornaleros mexicanos y centroamericanos que huyeron de Nueva York, Washington y Pensilvania, después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, cuando inició una cacería para deportar a quienes carecieran de documentos migratorios.

Oaxaqueño y aficionado al Cruz Azul y a los Delfines de Miami, Miguel Reyes, de 39 años, llegó a Plant City en el 2002, luego de un año de desempleo como lavaplatos en Manhattan. “Llegamos aquí con mi hermano y un primo. Nos dijeron que acá había jale en el campo y desde entonces nos quedamos. No tengo documentos y por eso nos pagan menos, porque de vez en cuando se aparece por el ICE o la Migra”.

“¿Ir al Super Bowl? Está como muy complicado, muy difícil. Con el boleto más barato pago dos meses de renta y con el más caro me compro una casita, aunque sea rodante o de madera”, indicó el mexicano quien dijo que el 90 por ciento de quienes trabajan en los campos freseros de Plan City son paisanos.

Los jornaleros mexicanos ganan entre 8 y 10 dólares la hora. O bien se contratan por caja de fresa recolectada. Pueden ganar entre 800 y 1,300 dólares semanales.
En Plant City se estima que residen más de 6 mil mexicanos de forma permanente, la mayoría aún sin documentos de residencia. Otra cifra similar llega cada año por temporadas de entre cuatro y seis meses en los campos freseros.

Esperanza Saldivar, de 45 años, madre de dos adolescentes y originaria de Matamoros, Tamaulipas, arribó en 2006 a la llamada “Irapuato Gringa”.

“Si hay racismo. Por ejemplo, los mexicanos no nos contratan para trabajar en un mall, en una tienda de ropa o perfumes. Ni siquiera como camareras en un hotel y menos en un restaurante. Sólo nos quieren para la pizca de fresa, de naranja. No quieren vernos en las playas o en Disney World. Mucho menos en un estadio o en el Super Bowl”, apuntó.

Indicó que en Florida y en especial en esta zona agrícola son frecuentes los operativos de agentes federales y migratorio con fines de deportación. “Te pueden detener sólo por tu apariencia, por el color de la piel, por la forma de vestir”.

En Florida los mexicanos casi no tienen presencia en otros sectores de la economía como los servicios, el turismo, la construcción o la industria como en otros estados como California, Texas o incluso la antiinmigrante Arizona.

A pesar de esa situación, la presencia mexicana en Plant City ha derrotado los miedos y exclusiones, ya que la gastronomía y cultura mexicana ganan espacios con restaurantes, tortillerías, panaderías, carnicerías y tamalerías.

Son casi 50 años del primer éxodo mexicano a esta zona de Florida. Los primeros mexicanos eran originarios de La Montaña de Guerrero. Esperanza y Miguel harán un pausa en su difícil labor agrícola para ver por televisión el Super Bowl. Y continuarán llevando las mejores fresas a las mesas de los estadunidenses.

MEXICANOS EN INDUSTRIAS DE EU
Porcentaje de empleos en diferentes sectores según New American Economy.

30.1% Agricultura
19.5% Construcción
14.5% Hotelería
6.3% Minería
5.6% Servicios generales

NÚMERO: 3 mil 200 dólares es el valor en que está cotizado un boleto para asistir al Super Bowl 54 en Miami; a pesar del esfuerzo los mexicanos en Plant City no alcanzan a comprar una entrada.









Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Muere el periodista deportivo Jorge Witker Deportes
2020-02-22 - 11:58
+ -