facebook comscore
La pasión según Lía

La pasión según Lía

Columnas martes 07 de septiembre de 2021 -

Por José García Sánchez

La rancia inercia de la derecha sin historia evoca tiempos lejanos donde la autolaceración era un acto de fe. La llegada de los alcaldes panistas a los escudos de los policías rememoraba una de esas películas sobre la Roma antigua, donde se creaba un espectáculo violento para que el pueblo tuviera con qué entretenerse para paliar el hambre.

Roma antigua o Centro Histórico, Senado Romano o Asamblea Legislativa, el Coliseo o la calle transitada, se fundían y confundían en el tiempo donde las caras buscaban desesperadas el garrote para sangrar y mostrar que también en la derecha hay pueblo, que los conservadores también lloran. También la derecha marcha a pesar del sol o la lluvia.

Comedia y tragedia, viajaban por el tiempo, en la atmósfera postelectoral, entran a la escena colocando en primer plano la sangre, como en los espectáculos más populares del circo romano. Los gestos de dolor congelados en busca de la mirada del pueblo que pide más sacrificios como mérito para alcanzar el reconocimiento del aplauso facilón. Los cabellos despeinados a propósito. El llanto sin lágrimas.

La arrogancia y el ridículo mostraban una pelea desigual pero no por ello menos feroz.

La sobre actuación perpetua, la improvisación evidente, los valores de un conservadurismo que no abandonan ni frente al dolor como la fe, el dolor, el dogma, el fanatismo, la autoridad. Espectáculo grotesco y populachero dirigido a convencer de que en esta película hay un malo, el tirano, represor el dictador, el emperador, el que condenó a la cruz a santos y ladrones.

No importaba el dolor propio cuando se lucha por exterminar el dolor del pueblo. Haya que aventarse contra el muro de escudos que esconden espadas que prolongan la agonía y el dolor que sólo puede aliviar la fe en el mundo abstracto.

En el centro histórico de la Ciudad de México el espectáculo circense se convirtió también en un sacrificio humano donde se autoinmolaron con el fuego histriónico de los medios voluntariamente buscaban de reojo los reflectores. Los fanáticos dan su sangre y entregan su vida a la historia y a las cámaras.

La fiesta pagana afuera del Congreso capitalino donde los tribunos aumentaban impuestos y restringían actos de libertad (de robar) había sucedido a imagen y semejanza del parto de nuestra era. Más de dos mil años concentrados en el espectáculo de sangre y lucha contra escudos y toletes de la guardia del emperatriz. No hay heroicidad sin sangre y los conservadores, nostálgicos del circo romano, colocaron sus rostros frente a los escudos multiplicados por una represión imaginaria que forzaban a exaltar su hazaña.

Las imágenes pueden ser de hoy o de hace dos mil años, las causas casi las mismas, la comedia con los mismos fines, darle al pueblo PAN y circo.


No te pierdas la noticias más relevantes en tik tok

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
A los ídolos es mejor no conocerlos Columnas
2021-09-17 - 01:00
Línea 13 - 17 septiembre 2021 Columnas
2021-09-17 - 01:00
Polarización por la vida Columnas
2021-09-17 - 01:00
México en la Cumbre Columnas
2021-09-17 - 01:00
Tiraditos - 17 septiembre 2021 Columnas
2021-09-17 - 01:00
El Ágora Columnas
2021-09-17 - 01:00
¿Cuánto cuestan los Opl s? Columnas
2021-09-17 - 01:00
Desdén Columnas
2021-09-17 - 01:00
Dictadores Columnas
2021-09-17 - 01:00
Kate Columnas
2021-09-16 - 09:36
Mujeres, violencia y literatura Columnas
2021-09-16 - 09:35
Todo para detener a Trump (Peril) Columnas
2021-09-16 - 09:34
Latinoamérica Columnas
2021-09-16 - 09:32
Línea 13 - 15 septiembre 2021 Columnas
2021-09-15 - 11:00
+ -