facebook comscore
La “represión inteligente” en México 

La “represión inteligente” en México 

Columnas lunes 04 de mayo de 2020 - 00:11

La represión de las autoridades hacía los grupos que disienten con su proyecto no es una cuestión nueva. Existen fotografías icónicas en las que los protestantes son atacados ferozmente por fuerzas de seguridad con gas lacrimógeno, perros, golpizas y disparos. Empero, para aquellos gobernantes que sí conocen los efectos poderosos de los movimientos no violentos, saben que dichas prácticas de represión pueden resultar sumamente contraproducentes, por lo que optan por reprimir de una manera más sofisticada.

La exposición en medios de ataques brutales a los participantes de un movimiento no violento evidencia la falta de proporcionalidad en las medidas tomadas por el gobierno, da una idea de falta de control y pone en duda el uso legítimo de la fuerza por parte las corporaciones de seguridad, generando así indignación pública y mayor simpatía hacia la causa del movimiento que tratan de suprimir y posiblemente aumentando su número de afiliados.

Esta “paradoja de la represión” es bien conocida por algunos gobernantes, y para no caer en ella, emplean tácticas para confrontar e impedir la movilización no violenta sin tener efectos contraproducentes ni daños colaterales. Esta táctica se llama “represión inteligente” (smart represion); una analogía a las armas tecnológicamente avanzadas y altamente precisas que buscan no generar mayores daños de lo necesario.

Si observamos la situación en México podríamos atar ciertos cabos. Algunas prácticas utilizadas en dicha represión son: la censura, infiltrar provocadores en las protestas sociales, utilizar métodos cuasi legales para “legitimar” sus decisiones, generar contramovilizaciones y crear una falsa polarización e imagen de los oponentes, ridiculizándolos o estigmatizándolos. ¿Suena familiar? Ya observamos consultas públicas falsas para realizar megaproyectos como el Tren Maya, la calificación de los que disienten como conservadores, neoliberales —y “su” ciencia— o “fifís”, la invitación única a simpatizantes a las conferencias presidenciales y el uso de provocadoras violentas en la marcha feminista.
Despertemos, México se encuentra cooptado por dicha “represión inteligente”.

Los medios juegan un rol fundamental materializando dicha represión e imponiendo la narrativa hegemónica de un gobierno. El ángulo y encuadre en el que se reproduzcan dichos esquemas de estigmatización, campañas de desinformación, replicación del discurso aceptado y la distracción hacía otras temáticas, restándole importancia a los logros de los movimientos ciudadanos, pueden terminar por sepultar muchas iniciativas y desplazar problemas reales de la agenda pública.
Entender este concepto es fundamental para rediseñar estrategias e invertir esfuerzos en la versatilidad que ha caracterizado a muchas campañas de resistencia. ¿En México qué sigue?

Agradezco profundamente a Erica Chenoweth de la Universidad de Harvard por sus enseñanzas para visualizar a la resistencia civil como una forma de combate efectiva para desafiar regímenes opresores, misma que con la debida preparación y disciplina, nos podrá llevar a un mundo más justo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
JUSTA SERIE MUNDIAL. Columnas
2020-10-20 - 07:05
Morena pierde hoy, para ganar mañana Columnas
2020-10-20 - 01:32
Tiraditos Columnas
2020-10-20 - 01:32
VOTAR Y CONTAR DIFERENTE Columnas
2020-10-20 - 01:24
Sociedades tolerantes Columnas
2020-10-20 - 01:09
+ -