facebook comscore
Las rebanadas de la crisis

Las rebanadas de la crisis

Columnas jueves 13 de agosto de 2020 - 00:43

Gerardo Esquivel, brillante académico y alto directivo del Banco de México, ha propuesto una estructura para el análisis de la crisis económica derivada del Covid-19, que me parece útil y oportuna. Según dice, el impacto económico de la pandemia en México acepta, por lo pronto, tres fases: en primer lugar, el plazo desde el cierre de fronteras de los países asiáticos y europeos, aun cuando la enfermedad todavía no había llegado a México (de enero a marzo). La segunda fase (y la más agresiva, donde podemos decir que la economía tocó fondo), y que corresponde al confinamiento general estricto, donde se prohibieron todas las actividades no consideradas como esenciales; tuvo su principal impacto durante abril y mayo. De hecho, abril de 2020 pasará a la historia como el año de mayor caída de actividad económica y PIB en la historia de México, al menos desde que hay mediciones. La tercera fase comienza en julio, y podemos llamarla, con todas las reservas del caso, de recuperación, puesto que comienza la reapertura gradual de actividades, si bien de una manera muy lenta y asimétrica. La razón de que se considere julio y no junio como el primer mes de recuperación, es que la reapertura (sobre todo con el reajuste de actividades esenciales supervenientes) requirió una serie de medidas complejas para garantizar la salud de las personas, y la operación de las unidades económicas con una capacidad instalada de recursos humanos muy reducida.
Partir de este mapa o cronograma ordenado nos permite, en primer lugar, aislar las variables que contribuyeron a la sacudida económica, pese a que la crisis sea la sumatoria de todas ellas. Esto es esencial para diseñar y evaluar intervenciones de gran calado, pues normalmente cada medida (de los gobiernos, del banco central, de la banca comercial) se dirige a incentivar o inhibir una de las variables, que se espera haga reacción con las otras. En segundo lugar, nos da la posibilidad de mirar el panorama completo con cierta distancia, conservando la empatía y la preocupación natural.
Lo que sigue de la periodización antes citada, es la necesidad de reunir, clasificar y evaluar las medidas que han tomado, por separado, y en cada etapa, los siguientes actores: el gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales, para mitigar el impacto económico en su esfera de competencias; el banco central, desde su reacción inmediata que garantizó estabilidad financiera y liquidez bancaria; la banca comercial, para saber si la liquidez que se les dio se está traduciendo en créditos u otro tipo de acciones en favor de los acreditados (que de eso se trataba). Por último, la iniciativa privada y los sindicatos, para tratar de conservar los empleos y la supervivencia de las empresas, debido a que sin uno no hay otro. Suena laborioso, y quizás lo sea, pero es un buen comienzo, y bastante más provechoso para el país que estar viralizando insultos a diestra y siniestra. Ojalá se haga.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -