facebook comscore
Los esclavos del narco

Los esclavos del narco

Columnas miércoles 22 de enero de 2020 - 00:16

Antier escuché una entrevista que dio un hombre secuestrado por narcotraficantes, y que logró huir, tras permanecer como esclavo en los sembradíos de droga por medio año. Aunque hay otros casos documentados, esta es la primera vez que una víctima narra lo que en realidad sucede, del maltrato, de las torturas y del trabajo desde las seis de la mañana hasta la noche. El joven era universitario de Guerrero que fue secuestrado por medio año, hasta que logró huir de la sierra donde lo mantenían esclavizado.
Hay otro caso registrado por la Fiscalía de Chihuahua, que es del año pasado, donde fueron rescatadas 21 personas a quienes mantenían en la sierra tarahumara trabajando y viviendo en una cueva.
En ese lugar fueron encontrados hombres, jóvenes todos, maltratados, amenazados y torturados por otros muchachos, también dominados por el poderío que creen les da el pertenecer a una organización delictiva, sin conciencia y dispuestos a asesinar en cuanto reciben la orden.
Entre los rescatados había muchachos de diversas entidades que habían sido plagiados, y a quienes lo mismo los hacían sembrar mariguana, amapola que trabajar en laboratorios de drogas sintéticas, que hacerla de espías —halcones— o incluso de sicarios.
Las afectaciones a las víctimas son terribles, como imaginarán, siempre esperando ser asesinados.
El tema ya lo había conocido de voz de expolicías federales que desde dos administraciones presidenciales pasadas me habían narrado sobre el delito de tráfico de personas con fines de esclavitud. Parecía poco creíble, muy de película. Sin embargo se ha ido documentando que es una realidad.
Esta situación se da porque los narcotraficantes quieren obtener mayores ganancias, ahorrándose la paga de mano de obra, y para evadir la justicia en caso de que sea ubicado desde el cielo los sembradíos en las zonas altas de las montañas o serranías, me explicaron. En ese caso los que caerían serían los cuidadores, chavos que tampoco valen nada en la organización criminal, pues siempre serán reemplazables.
Los laboratorios ahora ocupan sustancias que tienen el riesgo de generar explosiones y por ello se usa a personas esclavizadas para que ellos corran los peligros.
A esas personas las maltratan tanto para robarles toda voluntad, los mantienen amarrados a veces a árboles, a la intemperie, con cartones para dormirse sobre ellos, con una cobija si bien les va.
También plagian mujeres para abusar sexualmente de ellas, pero además para obligarlas a preparar alimentos.
En la zona norte se sabe de casos, por ejemplo de la sierra de Sonora, donde madres y padres buscan negociar la liberación de sus hijos, su entrega. Pero hay muchos otros donde las familias los dan por desaparecidos, donde no tienen ni pista alguna de su paradero, y si estarán con vida.
En este país de miles de desaparecidos, este tema el de los esclavos del narco deberá ir tomando mayor relevancia, y obligar a las autoridades a realizar los operativos necesarios.



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La penosa incredulidad Columnas
2020-04-02 - 01:47
En busca de la solidaridad Columnas
2020-04-02 - 01:36
Derechos humanos y Covid-19 Columnas
2020-04-02 - 01:26
La Tormenta Perfecta Columnas
2020-04-02 - 01:05
SIEMPRE HAY UN VORAZ Columnas
2020-04-02 - 00:54
Línea 13 Columnas
2020-04-02 - 00:40
+ -