facebook comscore
Los virus legislativos 

Los virus legislativos 

Columnas miércoles 27 de mayo de 2020 - 01:02

Es cierto que nadie lo sabe todo y menos en el terreno legislativo, es imposible el dominio de cada una de las materias o iniciativas que llegan al Congreso. Comprensible, en ocasiones es necesario abrevar de la experiencia, consultar y aprender de los que tienen larga trayectoria. En la Cámara de Diputados el especialista y dueño de una singular sensibilidad política se llama Porfirio Muñoz Ledo. Es figura en la bancada de Morena.

Quien quiera aprender del manejo político y legislativo debe procurar estar cerca de Porfirio o requerir de sus servicios cuando el asunto sea delicado o exija la consulta de un experto. Seguro que Mario Delgado, coordinador de los diputados y diputadas morenistas, lo escucha.

Sin embargo, en el Legislativo, no siempre se hace lo que dice la sabiduría o lo que marca la lógica. Hay estrategia del grupo en el poder y tiene que seguirse para cumplir sus fines. El detalle es que en ocasiones no se encuentra el mejor camino o alguien decide irse por la libre.

Otro personaje con experiencia legislativa es Pablo Gómez, ha sido varias veces diputado y senador. Combativo, participó en el movimiento del 68, encarcelado por sus ideas, militante del Partido Comunista y dirigente del Partido Socialista Unificado de México.

Porfirio, con raíces priistas y Pablo, de origen izquierdoso, figuras contrastantes; ahora, identificados por militar en Morena. Los dos con voz influyente, con historial para hacer varios libros. Muñoz Ledo con alcances de estadista. Nada más que no son ellos los que coordinan a la bancada de su partido en el recinto de San Lázaro, sino Mario Delgado.

No es sencillo coordinar a la mayoría y se complica cuando hay personajes que también quieren sus cinco minutos de fama, aunque lo que hagan o digan sea un disparate. Tiene un precio, porque cada que se produce el desatino o aberración, desgasta la camiseta morena y su grado de aceptación social; pierde puntos todo el equipo, no solo el efímero protagonista.

Mario Delgado se ha visto obligado a corregir o a dejar en claro que una golondrina no hace verano. Disculpar a sus compañeros con el argumento de que están en su derecho de proponer iniciativas, como todo legislador.

Es imposible que Mario cuide como niñera a cada uno de sus compañeros, pero si pudiera crear una especie de semáforo, ahora que están de moda con la pandemia, e identificar con oportunidad a los que operan con luz roja, por inexperiencia o falta de conocimientos, para evitar que las ocurrencias se vuelvan virales y pongan en riesgo la estabilidad social.
La consulta o parlamento abierto, como ha propuesto el propio Mario Delgado, puede ser la vacuna contra virus legislativos.



vite10@hotmail.com
@zarateaz1
arturozarate.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Derecho a la identidad: No más simulación Columnas
2020-07-06 - 01:22
Lagartijas y esperanza Columnas
2020-07-06 - 01:14
En memoria de Jared Columnas
2020-07-06 - 01:09
Estrategia de seguridad… ¿y paz? Columnas
2020-07-06 - 01:07
La democracia no se detiene Columnas
2020-07-06 - 01:06
No a la violencia, no a la indolencia Columnas
2020-07-06 - 01:02
+ -