facebook comscore
Mordiéndose las uñas

Mordiéndose las uñas

Columnas miércoles 04 de noviembre de 2020 - 00:34

En un proceso electoral inédito en Estados Unidos a consecuencia de la pandemia nada está dicho sobre quién será el presidente del vecino país por los próximo cuatro años, aun cuando la mayoría de las encuestas dan por ganador al demócrata Joe Biden. En México se muerden las uñas en espera del resultado sobre todo porque con la visita que hizo Andrés Manuel López Obrador a Donald Trump existiría cierto resentimiento de parte de los demócratas que vieron ese encuentro como un apoyo total del presidente mexicano para Trump.

Esta elección histórica por muchos motivos, dos de los principales, la pandemia que ha matado cientos de miles de estadounidenses y el rechazo de una gran mayoría a la forma como ha gobernado el actual presidente, marca un antes y un después en Estados Unidos donde se juega para la comunidad latina su derecho a ser respetados y no humillados como lo ha hecho Trump durante su mandato.

Para México lo importante de esta elección presidencial es que quien gane, ya sea Donald Trump o Joe Biden, respete la dignidad y soberanía de nuestro país, cosa que no ha hecho el mandatario pelirrojo que constantemente ha sobajado a nuestra nación con sus insultos y amenazas de construir un muro para separar a los “delincuentes mexicanos” como ha llamado a nuestros paisanos que ya viven allá o intentan abrirse camino en Estados Unidos.

Sinceramente coincido con el ex procurador Ignacio Morales Lechuga en el sentido de que los mexicanos no deseamos tener de vecino a un presidente racista, xenófobo, discriminador y patán como como lo ha sido Trump, quien no se ha tocado el corazón para lastimar a familias enteras separando a los padres de sus pequeños hijos o deportando a jóvenes estudiantes de la peor manera.
También esta elección determinará si el populismo que ha invadido a varios países del mundo sigue vivo o si está en agonía de muerte.

Obviamente la elección presidencial entre un tempestuoso empresario, con matices de autoritarismo y pendenciero, y un hombre introvertido, mesurado y con promesas que mueve al electorado tiene a todo el mundo a la expectativa de lo que sucederá cuando se den los resultados finales. De perder Trump ¿aceptará tan fácilmente su derrota?, o seguirá jugando con el fantasma del fraude como lo ha venido haciendo en las últimas semanas.

De erigirse ganador Joe Biden ¿cumplirá sus compromisos en los primeros cien días de gobierno de hacer de Estados Unidos un país más amigable para los migrantes que tanto han aportado a esa nación? Los políticos, no debemos olvidarlo, son fuente de promesas casi divinas, pero ya estando en el poder se olvidan de ellas para gobernar como se les viene en gana violando acuerdos y derechos humanos.

En lo personal me inclino por Joe Biden, ya vimos y sufrimos mucho del temperamento déspota de Donald Trump.




Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El teléfono Columnas
2020-12-03 - 01:39
Tiraditos Columnas
2020-12-03 - 01:36
El desafío: creer Columnas
2020-12-03 - 01:35
Se trata de dinero Columnas
2020-12-03 - 01:30
Derechos digitales y elecciones Columnas
2020-12-03 - 01:15
FIL, festival orgullo de México Columnas
2020-12-03 - 01:13
+ -