facebook comscore
#MxCuentasconmigo y los básicos de economía

#MxCuentasconmigo y los básicos de economía

Columnas martes 24 de marzo de 2020 - 00:47

Sin vuelta atrás ya estamos metidos hasta el cuello, junto con el mundo, de norte a sur y de oeste a este, hasta en Groelandia (con cuatro casos), la pandemia Covid-19 busca entrar por el menor resquicio a nuestra vida natural (salud) y social (economía).
Aquí es donde los economistas han propuesto regresar a los principios básicos de esta disciplina social y ordenar las acciones preventivas para el trauma que resultará de esta crisis humana.
Los problemas que causará la pandemia del siglo 21 solo son equiparables, en temas de salud, a la peste bubónica que provocó la muerte de casi 60 por ciento de la población en Europa (unas 100 millones de personas) en el siglo 14. Pues aunque el Covid-19 ha resultado ser poco letal, la demanda sanitaria es equitativamente creciente a la expansión del virus.
Y en lo social a los tiempos de postguerra. En los 30, luego de terminar la Primera Guerra Mundial que costó la vida de casi 30 millones de personas, y al ocaso de los 40, al concluir la Segunda Guerra Mundial que dejó un aproximado de 60 millones de muertes, el llorar de las naciones estuvo aderezado por un retroceso del desarrollo humano y crisis económica: empleo, abasto alimentario, consumo e inversión tomaron una gran pausa.
Los escenarios los conocemos -aunque dice mi vecina que el humano es el único ser vivo que tropieza con la misma piedra- y podemos actuar. Prevenir el contagio, cerrarle el cerco como hicieron los chinos a su expansión, pero además sacar fortaleza de nuestras riquezas.
El principio básico de la economía es la escasez; es decir, el humano requiere aire para vivir, por ejemplo, a ese elemento no se le otorga un precio; bueno, pues a los alimentos, que también necesita, si se les pone un precio porque no son algo que nos caiga del cielo.
Entonces, la propuesta es ponerle precio a la escasez en tiempos de crisis. El Gobierno federal requiere de nuestros impuestos para cumplir con sus planes y proyectos, el precio de crisis debe ser postergar esos planes aminorando las obligaciones fiscales para que los empleadores puedan cubrir las necesidades de sus trabajadores.
Ejemplo, el impuesto que se paga por nómina, será grandioso y rentable suspenderlo y con ello impulsar para que el salario no falte o se cancelen los puestos.
Los empleados pagarán la escasez de la crisis al irse a sus casas a trabajar, adaptándose a la nueva situación, administrando sus recursos y reduciendo su estilo de vida al mínimo. Los trabajadores contribuirán al periodo de postguerra al demandar y consumir, sin dejar de ser parte de la cadena de producción.
Solo quiero hacer notar que dentro de estas ideas en ningún momento hablamos de política, la negociación social más antigua de la civilización, pero también la que hoy menos nos ocupa.






Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-03-30 - 01:51
@PadreSolalinde Columnas
2020-03-30 - 01:50
La muerte y el Coronavirus Columnas
2020-03-30 - 01:25
La pandemia de las pasiones humanas Columnas
2020-03-30 - 01:17
+ -