facebook comscore
No hay “Nueva Normalidad”

No hay “Nueva Normalidad”

Columnas miércoles 01 de julio de 2020 - 00:41

Bajo las escaleras como enfermera de hospital Covid-19. Completamente ataviada de mi cubrebocas, que me cubre casi toda la cara. Luego la capa de plástico en forma de careta transparente que al menos me permite ver donde piso. En una mano llevo un arsenal de gel antibacterial y en la otra mi bolso, cargado de otras sustancias sanitizantes, servilletas, más gel, otro cubrebocas y cualquier artefacto que me ayude a evitar un contagio. Y todo para sacar al pobre de mi perro.
Pensé que los días debajo de mi departamento serían como los conocía desde que empezó la pandemia. Pero no, parecía que por esta ciudad jamás pasó el coronavirus.
Y es que el cuento de la “Nueva Normalidad” era demasiado difícil de sostener. ¿Existe estrategia para que las personas que estuvieron aisladas por tres meses salieran a la calle “de a poco”? No lo sé. Lo que sé, es que afuera no hay “Nueva Normalidad”, si no que regresamos a lo que éramos antes del inicio de la pandemia.
En el supermercado hay un detector de temperatura para poder entrar. Antes era una revisión parecida a la de las autoridades estadouniAdenses cuando intentas cruzar a su país. Pero con semáforo naranja, la historia es otra.
Me formé para entrar y cuando se tomó mi temperatura ¡salí con 39.5! Usted imaginara mi cara y mi susto. El vigilante empezó a sonreír y me dijo que pasara, que el termómetro estaba descalibrado. La persona atrás de mí salió con 38 de temperatura y también pasó a la tienda. ¿Usted imagina si de verdad hubiera tenido fiebre? Nadie lo habría notado. Y el riesgo de eso es muy alto.
En el trayecto, noté que muy pocas personas usan cubrebocas o guardan la sana distancia. El puesto de plantas y verduras volvió. La estética recibe a sus clientes. Hay muchas más personas dentro del mercado de autoservicio. De nuevo, no hay espacios disponibles en la calle para estacionar.
Usted puede notar que las personas decidieron dejar en el olvido la pandemia cuando nota que el tráfico volvió a hacer el horror de siempre. Se escuchan las bocinas de los coches, los motores y hasta las mentadas.
Hay martillazos porque la construcción de a lado se reanudó. Entiendo la urgencia, la entiendo. Pero no estamos siendo conscientes de lo que esto significa.
Vivimos en un país donde el sistema de salud ya sobrevivía con rezagos. La falta de medicamentos, camas, apoyos, no era secreto para nadie. Las personas no están entendiendo que los contagios no se redujeron, lo que hizo que pasáramos a semáforo naranja fue que la ocupación hospitalaria va a la baja, pero eso no significa que no hay contagios o peor aún, que no hay muertes por coronavirus. Y no entender que no podemos enfermarnos todos al mismo tiempo, es lo que nos pone a todos en un inminente peligro.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Un convoy  en la CDMX Columnas
2020-10-26 - 00:36
La cosificación y venta de los niños Columnas
2020-10-26 - 00:26
Frutos de un árbol envenenado Columnas
2020-10-26 - 00:18
Competencia económica Columnas
2020-10-26 - 00:18
El Ágora Columnas
2020-10-26 - 00:14
ORALIDAD Y ESCRITURA Columnas
2020-10-26 - 00:13
+ -