facebook comscore
Otra vez a empezar de cero

Otra vez a empezar de cero

Columnas miércoles 16 de septiembre de 2020 - 07:39

En el terremoto de 1985 en la Ciudad de México, hay quienes llegaron a creer, en otras partes del mundo, que la CDMX había desaparecido. El movimiento telúrico devastador, con un número de fallecidos, heridos y desparecidos que al final resultó imposible precisar.
Algunas espacios de la ciudad parecían zonas de guerra, casas y edificios desplomados, escombros por todos lados. La avenida Juárez perdió construcciones de larga historia como el hotel Del Prado, famoso por el mural de Diego Rivera llamado “Sueños de una tarde dominical en la Alameda Central”, que pesa 36 toneladas, rescatado y llevado meses después a otro sitio. También, desapareció el hotel Regis, visitado por Mario Moreno “Cantinflas”. Los centros nocturnos El Capri y la Caverna El Greco, propiedades de la familia Aguirre. Otro afectado fue el Hotel Continental, ubicado en la esquina de Reforma e Insurgentes, donde alguna vez se hospedó la actriz y cantante norteamericana Marilyn Monroe y fue escenario de la mejor etapa de la violinista Olga Breeskin, a la que todos querían ver, como decía su eslogan.
En la zona habitacional Tlatelolco, cayeron varios edificios y en uno de ellos murió familia del tenor Plácido Domingo. El mismo cantante se arremangó la camisa y participó en labores de rescate. Una imagen, de inmuebles vencidos, que se repetía por diversos puntos de la ciudad.
¿Y quién va a levantar todo eso?
Implicaba nuevamente empezar de cero, con el impacto emocional por la pérdida de vidas y el patrimonio de cientos de familias.
Después de la segunda Guerra Mundial y el estallido de dos bombas nucleares en su territorio, Japón supo levantarse y ahora están entre las primeras potencias del mundo, por su cultura y desarrollo económico. También, Vietnam supo hacerlo, a pesar de la desgarradora guerra.
Las sociedades en el mundo han logrado remontar la adversidad. La nuestra, la mexicana, no ha sido la excepción. Hoy, muy poco o nada queda de las ruinas que dejó el terremoto de 1985 (8.1). Se levantó la ciudad.
Septiembre, por desgracia, se ha convertido en mes de temblores, no solo es el mes de la patria; en 2017 fue de 7.1 grados. Como si la naturaleza pudiera programarlos. Sin embargo, no hay que olvidar que la CDMX es sísmica, que nadie se espante, por eso la importancia de la protección civil para saber lo que se debe hacer.
El Covid-19 no es un terremoto, pero sí mucho más devastador, por su alcance internacional, por el número de vidas que ha cobrado y el deterioro demoledor de economías.
Otra vez a empezar a cero y otra vez a remontar la adversidad. No es el final del mundo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La herida: 43 Columnas
2020-09-24 - 01:22
Azúcar amargo Columnas
2020-09-24 - 01:03
Celebrar al Ruche Columnas
2020-09-24 - 00:58
El camino democrático. Columnas
2020-09-24 - 00:57
¿AZÚCAR NEOLIBERAL? Columnas
2020-09-24 - 00:57
¡Nos valió madre! Columnas
2020-09-24 - 00:53
+ -