facebook comscore
Pagar la luz

Pagar la luz

Columnas miércoles 27 de octubre de 2021 -

Las reformas estructurales del sexenio pasado, en su momento celebradas y hoy vilipendiadas cuando la ocasión se requiere, tuvieron en el debate público una suerte similar a las reformas de gran calado que está impulsando el gobierno federal. Con esto, me refiero a que sufrían, en su traducción a la prensa y a la ciudadanía, de una sobre simplificación que impedía toda discusión razonable, y se acababa reduciendo el tema a una elección categórica “por el cambio” o “en contra del cambio”; por “la modernización del sistema” ya fuera educativo o energético, o por “los vicios del pasado”, inherentes al mismo sistema.

El problema es que cualquiera de las reformas, por ejemplo la energética, implicó cambios en más de 20 leyes especiales, relacionadas y enredadas de maneras que ni siquiera los abogados podían entenderlas del todo, porque la mitad del lenguaje en esa normatividad era propia de ingenieros. Obviamente nadie esperaba que las personas, diputados ni ciudadanos, leyeran los cambios a detalles, pero se esperaba, eso sí, de los primeros su voto y de los segundos su apoyo. Por eso se requiere persuadir a todos de una narrativa muy simple, donde toda decisión sobre temas públicos sea una decisión moral. Podremos no saber ni pío de watts, octanaje o longitud de onda radial, pero todos contamos con la brújula suficiente para saber que “no queremos que saqueen al país”, o que “el maestro, marchando, también está enseñando”...o que no lo está. Lo importante es que podamos decir sí o no con la convicción del papá regañón.

En casi todos los temas de política estructural pasa igual. Se hable de energía, educación, telecomunicaciones, impuestos o burocracia; al momento de aterrizar la idea del cambio en reglas claras, la indignación o la militancia dan paso, necesariamente, a los especialistas, esos que no nos gustan, para que puedan transformar la voluntad de cambio en modificaciones a la realidad material. Esta realidad implica que haya luz donde no había, o que nos llegue el recibo más barato; que los maestros reciban más o menos dinero por lo que hacen, que tengan que ser evaluados periódicamente o nunca, en fin, diferencias en el mundo real, que aterricen proyectos o promesas de gobierno.

Al día de hoy, la contra reforma energética, o la reforma por la soberanía energética, o como quiera llamársele, vive la misma triste manipulación de narrativas, donde el argumento es el mismo, que ya no pase “lo de antes” que era terrible, sino que verdaderamente se coloque a México en una posición más competitiva y justa “como nunca ha estado” o “como estaba antes de la reforma”, eso ya no está tan claro.

Lo único que deberíamos pedirle a los actores políticos es un mínimo de congruencia y honestidad a la hora de hablar de los pros y contras de sus respectivos proyectos. Así podríamos saber si los diputados están votando a favor o en contra de lo que nosotros esperábamos que hicieran cuando los elegimos. Pero está difícil.


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Política toxica Columnas
2021-12-03 - 01:00
Presidencialismo o Parlamentarismo Columnas
2021-12-03 - 01:00
El Consejo de la Judicatura de la CDMX Columnas
2021-12-03 - 01:00
La inseguridad a medio camino Columnas
2021-12-03 - 01:00
La militarización de las aduanas Columnas
2021-12-03 - 01:00
TIRADITOS - 3 de diciembre Columnas
2021-12-03 - 01:00
Línea - 13 - 3 de diciembre Columnas
2021-12-03 - 01:00
ACTUALIZAR SEMBLANZA Columnas
2021-12-02 - 01:00
EL GABACHO Columnas
2021-12-02 - 01:00
Las Sustancias Químicas Columnas
2021-12-02 - 01:00
La otra pandemia Columnas
2021-12-02 - 01:00
Inquietudes constitucionales. Columnas
2021-12-02 - 01:00
NO SE HA PODIDO GANAR LA GUERRA Columnas
2021-12-02 - 01:00
BEISBOL DE ESTUFA EN MLB Columnas
2021-12-02 - 01:00
Línea 13 - 2 diciembre Columnas
2021-12-02 - 01:00
+ -