facebook comscore
Paridad de género en Tribunales Electorales

Paridad de género en Tribunales Electorales

Columnas lunes 04 de mayo de 2020 - 00:09

Martha L. Mercado Ramírez
Magistrada del Tribunal Electoral de la Ciudad de México
@MarthaMercadoRm

La Reforma Constitucional en materia de Paridad de Género, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio de 2019, contempla la integración paritaria de los cargos de elección popular y puestos de toma de decisión en los tres niveles y órdenes de gobierno incluyendo, por supuesto, a los tribunales electorales.

La paridad de género es un objetivo que pareciera haberse alcanzado en el caso mexicano. Si observamos más de cerca las estructuras nacionales veremos que ello dista de ser enteramente preciso. Una de las problemáticas específicas se da en el caso de la composición de órganos como los tribunales electorales locales, en donde el Pleno por disposición legal está compuesto por tres o cinco magistraturas (como en el caso del Tribunal Electoral de la Ciudad de México - TECDMX). En estos órganos resulta difícil lograr la paridad de género por simple composición numérica. La estructura non prototípica de los órganos judiciales electorales favorece que las mujeres sigan siendo subrepresentadas en ellos.

Si analizamos los datos estadísticos podemos observar que en los tribunales electorales a nivel federal, actualmente el 36% de las magistraturas son mujeres mientras que el 64% son hombres, y tan solo 2 de los 7 órganos jurisdiccionales electorales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Sala Superior y Salas Regionales) son presididas por una mujer, es decir, el 29%. Por otro lado, en el plano local, los tribunales electorales están integrados por 51 magistradas y 64 magistrados, lo que representa un porcentaje de 44% y 56%, respectivamente. En cuanto a las presidencias, tan solo 11 de los 32 tribunales locales son encabezados por una mujer, es decir, únicamente el 34%.

Los datos presentados muestran que todavía existe desequilibrio entre la participación de las mujeres y hombres en los órganos electorales, concretamente nos referimos a la autoridad jurisdiccional. Por eso, entre otras razones, el día 13 de marzo del año en curso, el Senado de la República aprobó las reformas de ocho leyes para prevenir, sancionar, erradicar y tipificar la violencia política en contra de las mujeres. Entre las varias provisiones se introdujo un mecanismo interesante llamado “alternancia”.

Eso significa, según el nuevo artículo 106 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) que las autoridades electorales jurisdiccionales en las entidades federativas en donde el pleno está compuesto por tres o cinco magistraturas, serán designadas alternando el género mayoritario. Conforme a ella, por ejemplo, si en un tribunal tenemos ahora dos Magistradas y tres Magistrados eso significa que la Cámara de Senadores debe nombrar una mujer como magistrada y después de la terminación de su cargo nuevamente a un magistrado.

¿La solución presentada permitirá lograr una composición verdaderamente justa? Las reglas no solucionan los problemas automáticamente. Será necesaria la voluntad política de los actores relevantes. Debemos entender que la paridad no sólo es posible, sino necesaria.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-10-23 - 00:27
¿De regreso al semáforo rojo? Columnas
2020-10-23 - 00:27
Una reflexión sobre fideicomisos Columnas
2020-10-23 - 00:17
Fideicomisos e información pública Columnas
2020-10-23 - 00:11
Las Fuerzas Armadas en el Conflicto Columnas
2020-10-23 - 00:09
Misóginos en el Gabinete Columnas
2020-10-23 - 00:08
+ -