facebook comscore
Paternidad innata

Paternidad innata

Columnas lunes 27 de enero de 2020 - 00:01

Existe una clara tendencia a dar por hecho un instinto maternal en las mujeres. Se presupone como algo propio de su naturaleza. En lo que se refiere a la relación paterno-filial, no se concibe de la misma forma; es generalmente entendida como producto cultural de la evolución social.
La figura o rol de proveedor, asumida históricamente por el género masculino, se considera consecuencia de la división del trabajo en la antigüedad, que motivó que los hombres se dedicaran a la caza (debido a su fuerza física) mientras que las mujeres asumieron tareas del hogar.
Aunado a la evidente realidad de que es la mujer quien biológicamente lleva a cabo la gestación y parto de los hijos, (lo que le permite desarrollar una relación íntima con ellos aún antes de nacer;) las mencionadas circunstancias del contexto histórico social forjaron grandes diferencias en la manera en que se ejercen la maternidad y la paternidad.
Sin embargo, en la actualidad, se han venido modificando esos roles históricos. Las nuevas circunstancias y necesidades del actual contexto son propicias para nuevas formas de estructurar las relaciones sociales, comenzando por el espacio más elemental de la construcción social: la familia.
Las grandes transformaciones sociales tienen lugar a partir de los pequeños cambios generados en cada célula social. El actual modelo de sociedad de consumo, donde los valores materiales prevalecen sobre los inmateriales, (capitalismo “salvaje”) solo podrá revertirse o atenuarse mediante la recomposición del tejido social a partir de la construcción de relaciones sociales basadas en el amor.
Pero una sociedad no puede recomponerse a través de un valor inmaterial como el amor, cuando las generaciones anteriores, sobre todo el género masculino, no ha sido educado para actuar con amor. A los hombres no se nos enseñó a poner en práctica nuestras emociones, es más, ni siquiera nos era permitido o tolerado.
Pero el ejercicio de una paternidad amorosa, nos enseña a nosotros y a nuestros hijos, nuevas formas de gestionar emociones positivas, y puede ayudar en gran medida a mejorar el contexto general y la forma de relacionarnos con los demás. De esta forma se puede ayudar a revertir las tendencias actuales sobre la violencia desmedida que hoy en día causan tanta preocupación.
Por eso me parece tan relevante ver cada vez con más frecuencia a mis apreciados amigos, llegar a la universidad y otros distintos espacios laborales, acompañados de sus hijos pequeños.
Yo no dudo que mi padre, Q.E.P.D. me haya amado, y mucho. Pero en sus épocas no se estilaba el ejercicio de una paternidad amorosa. O al menos no como ahora es posible.
Flor de loto: “¿Podemos considerar el amor de padre como un valor instintivo y no solo cultural? ¿Existe una paternidad innata en el ser humano?”.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Terrones de azúcar Columnas
2020-07-10 - 01:14
Amigos en el poder Columnas
2020-07-10 - 01:08
Elecciones en tiempos de la COVID-19 Columnas
2020-07-10 - 01:07
Depuración Columnas
2020-07-10 - 01:03
SEMAFORO VERDE Columnas
2020-07-10 - 01:00
+ -