facebook comscore
Personal médico en riesgo

Personal médico en riesgo

Columnas miércoles 01 de abril de 2020 - 01:00

Desde hace varios días he platicado con personas que se dedican al servicio médico en México. La mayoría están preocupados por su salud y la de su familia. Están seguros de querer atender la emergencia nacional por Covid, pero se sienten desprotegidos. Es un secreto a voces que desde antes de la emergencia batallaban con insumos para realizar su trabajo. Ahora con el coronavirus, la cosa no ha cambiado mucho.
El caso que más me impactó fue el de una unidad del IMSS de una ciudad en Sonora. En ese hospital se está reconstruyendo el área de urgencias, por lo tanto, los encargados han destinado un área temporal para atender a los pacientes que ingresan. Enfermos de gripa, tos, diabéticos, hipertensos, accidentados, de todo tipo, se encuentran juntos en una mezcla mortal que no cumple con las mínimas recomendaciones de los expertos, la sana distancia. Se adaptó un cubículo “aislado” para casos sospechosos, pero el personal médico entra ahí tan protegido como cuando va a atender una herida por caída de bicicleta.
Una enfermera empezó a presentar síntomas hace un par de semanas: tos, dolor de garganta, cabeza y pecho, sin grandes picos de fiebre. Pidió le hicieran la prueba de Covid-19. Le tomaron la muestra y después le informaron que fue desechada pues no había suficientes razones para que presentara el virus mortal. El personal médico estaba nervioso. Tras varias semanas de encierro, y cuando los síntomas mejoraron le pidieron que regresara a laborar. No era influenza, no era gripa, pero nunca sabrá si era Covid-19.
“Aunque todo mundo diga que tenemos los insumos y el equipo adecuado, la verdad es que no es cierto” aseguró la enfermera quien pidió que su nombre no sea revelado. Se refiere al material básico para atender a los casos sospechosos. Tienen muy pocos guantes, no tienen mascarillas N95 y si llega a haber, las usan por toda la jornada laboral, a pesar de que esos cubrebocas son inservibles tras dos horas de uso continuo.
Otra enfermera quirúrgica, que ejerce desde el 2005, recibió un mensaje de Whatsapp de su jefa en Tijuana. Ella también pidió que se omitiera su nombre. Una “Tarjeta de Acción” que esume el protocolo para tratar a un paciente con sospecha de coronavirus. “No hay cubrebocas, ni siquiera de los comunes. Los N95 no los conocemos en el hospital”. Ella se compra sus propios cubrebocas.
En México se han dado protestas por estas mismas razones. Sucedió hace unos días en el hospital de la Raza en la Ciudad de México. Coinciden, no tienen los materiales adecuados para tratar a pacientes sospechosos y están expuestos a contagiarse la mayor parte del tiempo.
Según el gobernador de Coahuila, al menos 16 médicos y enfermeros se han contagiado con Covid-19. No se sabe de un registro nacional. En Italia, al menos 51 personas que se dedicaban al servicio médico han muerto por las complicaciones causadas por el virus.
Los únicos que pueden ayudarnos en esta emergencia están siendo dejados en el olvido. Los necesitamos. Es tiempo de exigir a nuestras autoridades que al menos el personal médico pueda tener el material básico para hacer su trabajo sin comprometer su salud. ¿Es mucho pedir?

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Hablemos de racismo Columnas
2020-06-03 - 01:21
Celebrar la vida: Jaime Montejo Columnas
2020-06-03 - 01:20
Basta de irresponsabilidades  Columnas
2020-06-03 - 01:05
“Velad” señores gobernantes Columnas
2020-06-03 - 01:01
Línea 13 Columnas
2020-06-03 - 00:56
+ -