facebook comscore
Pido la palabra

Pido la palabra

Columnas lunes 15 de marzo de 2021 - 01:40

Por Benjamín Barajas

El lenguaje, en sus diversas variedades y capacidades de uso, es común a todas las especies animales y sirve para emitir mensajes y comunicarse; desde luego, los códigos más elaborados y complejos corresponden a los mamíferos, entre los que destacan los homínidos, los cetáceos y el homo sapiens.

El lenguaje es un medio de interacción y cohesión social porque provee a los individuos, especialmente a los humanos, de identidad y pertenencia a un universo de signos, símbolos, prácticas y rituales que suelen aparecer en las manifestaciones culturales, que conforman una visión del mundo global y personal.

Pero en los hombres y las mujeres, al impulso innato de comunicación, se agrega otro de carácter artificial que se ha construido sobre la base de la complejidad de las estructuras sociales. En este contexto, puede situarse la escritura, que traduce en signos abstractos el habla, la cual, a su vez, había sido el sustento de la oralidad humana en los tiempos prehistóricos.

El nacimiento de la escritura implica la aparición de una nueva casta social, la de los sacerdotes, magos o escribas, quienes poseen un conocimiento casi mágico e inaccesible a la gran masa iletrada de pastores, campesinos y orfebres, sujetos a la fascinación, la idolatría y el dogma, y convertidos, por la fuerza de la fantasía en adoradores del libro, de la voz encerrada en la piedra, el papiro o el papel.

En las sociedades antiguas resplandece la escritura como una obra de arte, propia de los iniciados en el misterio de los trazos, de su elegancia, color y líneas sinuosas, como se advierte especialmente en china, Mesoamérica y entre los copistas medievales, quienes combinaron, de manera magistral, las ilustraciones coloridas con los cuerpos abstractos de las letras, para deleite de los pocos lectores que podían gozar de las historias sacras, aderezadas con demonios y dragones.
La escritura, en su origen y buena parte de su desarrollo posterior, corresponde a las élites, incluso los fenicios que le inyectaron un carácter mercantil no lograron popularizarla, porque lo natural, entre hombres y mujeres, es hablar, no escribir. De modo que los programas de alfabetización pasados y presentes siempre se han enfrentado a este problema esencial: cómo traducir la lengua hablada a la lengua escrita. Sobre el anterior dilema “hablaremos” en la próxima entrega.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El soberano y su libertad de prensa Columnas
2021-04-22 - 01:00
INE, árbitro polémico y en riesgo Columnas
2021-04-21 - 01:00
Superliga: Sólo 48 horas de rebelión Columnas
2021-04-21 - 01:18
El Sucesor Columnas
2021-04-21 - 01:03
Línea 13 - 21 abril 2021 Columnas
2021-04-21 - 00:59
La renovación del Poder Judicial Columnas
2021-04-21 - 00:58
Ciudades violentas Columnas
2021-04-21 - 00:45
Amparo contra padrón de celulares Columnas
2021-04-21 - 00:43
Tiraditos - 21 de abril de 2021 Columnas
2021-04-21 - 00:41
Un 10% muy interesante en MLB. Columnas
2021-04-21 - 00:37
Línea 13 - 20 abril 2021 Columnas
2021-04-20 - 01:00
Alcaldías sin reelección, para Morena son Columnas
2021-04-20 - 01:00
Violencia política y elecciones Columnas
2021-04-20 - 01:00
Dignidad hasta el fin: “Mar adentro” Columnas
2021-04-20 - 01:00
+ -