facebook comscore
Que nadie se declare victorioso

Que nadie se declare victorioso

Columnas lunes 09 de noviembre de 2020 - 09:08

Por Larry Rubin*

Según el proceso electoral vigente de Estados Unidos, no hay todavía presidente electo. Es más, será el próximo 14 de diciembre cuando los votantes electorales, quienes llevan el voto a su convención, emitan su sufragio, el cual no necesariamente tiene que ser igual al del Estado que representan.

Esto conlleva a pensar que, aunque salgan diferentes Estados a reportar sus resultados, estos no son de ninguna manera definitivos.

Después de ahí, hasta el 6 de enero, en sesión conjunta de Congreso, se ratificarán o declararán inválidos, según sea el caso, los resultados de la elección del pasado 3 de noviembre.

Además, faltaría esperar las resoluciones a los procesos legales levantados por la campaña del candidato republicano que en todo momento ha exigido, como lo demanda su deber de ciudadano en el ejercicio de su derecho constitucional, que se revise y se verifique el proceso llevado a cabo en algunos estados.

Claro, también está lo que ya ha comentado Donald Trump respecto a que buscará que la Suprema Corte de Justicia - un ente que históricamente goza de prestigio, confiablidad, por su intachable trabajo en servicio de lo que es justo - verifique el proceso electoral, cuestión que también definiría muchos de los cabos sueltos o “anomalías” que ya ha denunciado el candidato.

El otro panorama sería que uno de los candidatos declarara victorioso a su contrincante; eso podría darse si hubiera pleno conocimiento de que no existieron en ningún momento votos ilegales y que se actuó en este proceso tal y como lo marca la normatividad en todos sus aspectos. Pero eso también habría que validarlo.

Con todo esto, queda claro que, a la fecha, es muy prematuro cantar victoria y, quien lo hace, no toma en cuenta las normas electorales que rigen a E.U., al punto que, incluso, podría verse como irrespetuoso de las instituciones, los procesos democráticos y, por supuesto, de las decisiones tomadas por los electores que salieron a votar buscando que su voz fuera escuchada.

Al contrario, en apego a la legalidad ya establecida, yo llamo a la paciencia, a la paz que otorgan las leyes, que son claras, precisas y están dirigidas siempre a la justicia, a la transparencia y ayudan a realizar unas elecciones limpias, donde el resultado sea el espejo de los votantes.

Con pleno conocimiento de esa misma legalidad, el presidente Trump ha dejado más que clara su postura: este proceso electoral aún no ha finalizado, falta mucho por hacer y tiene razón.

Él está acostumbrado a la continuidad, a trabajar en proyectos de principio a fin. No por nada estos últimos cuatro años en la presidencia han sido de grandes logros en beneficio de los estadounidenses.

Así las cosas, tenemos que la ventaja de un candidato sobre otro no se mide en términos mediáticos, se cuenta en votos, se evidencia una vez que ha pasado el marco legal que ya decía anteriormente. De modo que proclamarse ganador antes de tiempo no sólo cae en una mera especulación, sino que, por supuesto, puede hasta rayar hasta en la falsedad.

Seamos cautelosos y pacientes y abramos bien los ojos a la realidad: aún nadie puede declararse triunfador de esta contienda.

*Representante del Partido Republicano en México
Twitter: @lrubin

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -