facebook
Rosario y los desaparecidos

Rosario y los desaparecidos

Columnas lunes 18 de abril de 2022 -

@onelortiz

Rosario Ibarra murió. Si se busca en internet, encontrarás: “María del Rosario Ibarra de la Garza, conocida como Rosario Ibarra de Piedra, fue una activista y política izquierdista mexicana, pionera de la defensa de los derechos humanos en México y fundadora del Comité ¡Eureka!, organización dedicada a la búsqueda de familiares desaparecidos.”

Lo que dice Wikipedia es verdad. Falta agregar que fue dos veces candidata a la Presidencia de la República, diputada federal, senadora de la República, tres veces nominada al premio Nobel de la Paz y Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República. Pero falta lo esencial. Rosario Ibarra, tras su larga vida, dejó un legado de lucha y de tesón. Demostró la voluntad inquebrantable de una madre por encontrar a su hijo, desaparecido por el poder en los oscuros años de la guerra sucia de Luis Echeverría Álvarez.

La tragedia de Rosario Ibarra inició el 18 de abril de 1975, cuando el joven Jesús Piedra Ibarra de 21 años, estudiante de medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León, fue detenido por elementos de la Brigada Blanca de la Dirección Federal de Seguridad, comandada por Miguel Nazar Haro, por su supuesta participación en el fallido intento de secuestro y trágico asesinato de Eugenio Garza Sada, ocurrido, el 17 de septiembre de 1973. Su hijo fue detenido, torturado y trasladado a las oficinas de la DFS en la Ciudad de México, a partir de ese momento su rastro se perdió, ninguna autoridad asumió responsabilidad en su desaparición.


En esos años de desolación, Rosario Ibarra fue la primera en encarar a un Presidente de la República, pedirle la aparición de su hijo y hacer una huelga de hambre afuera de la Catedral Metropolitana.

En 1977 fundó el Comité Pro-Defensa de Presos Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México, mejor conocido como Eureka. Rosario, junto con familiares de otras personas desaparecidas, iniciaron una misión peligrosa y casi imposible en esos años. Exigirle al Poder el paradero de sus familiares.

En 1978, José López Portillo propuso una ley de Amnistía, gracias a la cual mil 500 presos políticos fueron puestos en libertad, permitió el regreso de 57 exiliados al país y el desistimiento de más de dos mil órdenes de aprehensión, pero el hijo de Rosario Ibarra no apareció.

¿Qué representa la lucha de Rosario Ibarra ante las 100 mil personas desaparecidas actualmente en México? Ya no existe un Nazar Haro, pero sí un Tomás Zerón; ahora los grupos criminales desaparecen sin piedad a sus víctimas. Rosario Ibarra murió, aquí siguen los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, las madres buscadoras de Sonora y tantos otros que viven el drama de las desapariciones. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

La política es de bronce.


No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

San Luis Capital

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Línea 13. Columnas
2024-06-21 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2024-06-21 - 01:00
Un lugar para todas y todos Columnas
2024-06-21 - 01:00
Reforma judicial y legitimidad Columnas
2024-06-21 - 01:00
La última etapa del proceso electoral Columnas
2024-06-21 - 01:00
Los Progromos Columnas
2024-06-21 - 01:00
Poder judicial sin ley Columnas
2024-06-21 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2024-06-20 - 01:00
Línea 13. Columnas
2024-06-20 - 01:00
¿Elegir juzgadores? Razones para el no. (II) Columnas
2024-06-20 - 01:00
LA PALA DE MANDO Columnas
2024-06-20 - 01:00
EL CAMINO A LA REGULARIZACIÓN. Columnas
2024-06-20 - 01:00
+ -