facebook comscore
Sharapova: Por la puerta de atrás

Sharapova: Por la puerta de atrás

Columnas jueves 27 de febrero de 2020 - 01:51



Sin lugar a dudas María Sharapova es una de las mejores tenistas de la historia y ayer dijo adiós al deporte blanco a través de una emotiva carta que publicó en Vanity Fair y Vogue.

Ganadora de cinco títulos de Grand Slam, dos en Roland Garros; se presentó como una potencial estrella del tenis a la edad de 17 años en uno de los máximos escenarios de este deporte, pues en Wimbledon dio el campanazo derrotando a Serena Williams, que por cierto, esta última sigue activa con más ganas que fuerza, pero si hablamos de Sharapova, es pensar en gloria, glamour y el fantasma del dopaje.

Con pases finos, delicados y potentes en su juego, eran las características de la tenista rusa ante cualquier rival, siempre fuel a su estilo, pues de la misma manera, reveló su sorpresiva despedida, en donde para empezar le pide perdón al tenis por haberle dado todo durante 28 años de carrera.

En el párrafo anterior hago referencia a que sus inicios en el deporte blanco se dieron con escasos cuatro años de edad, esto gracias a que su padre la acercó a lo que se convertiría en su estilo de vida, que la llenó de lujos, contratos, comerciales, amistades posicionadas y todo lo que el esfuerzo deportivo también puede ofrecer, pues se va con un registro de más de 38 millones de dólares por sus títulos logrados, los cuales ascienden a 36, correspondientes a la WTA.

“Cuando comencé a jugar, las chicas del otro lado de la red siempre eran mayores, más altas y más fuertes; Los grandes jugadores de tenis que veía en la televisión parecían intocables y fuera de alcance. Pero poco a poco, con cada día de práctica en la cancha, este mundo casi mítico se hizo cada vez más real”, es parte de lo que compartió en su carta y después de reflexionar esa parte, uno se da cuenta que en verdad lo logró, alcanzó a los “intocables” y se colocó en la cima del ranking mundial con apenas 18 años de edad.

Nadie le va a cuestionar la gloria que alcanzó en los cuatro grandes torneos que el tenis ofrece, o la medalla de plata que obtuvo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, o sus 645 victorias durante toda su trayectoria y también el haber registrado el récord de no perder ninguna de sus finales disputadas en los cuatro Majors, créanme, nadie; lo que sí se le podrá señalar, es su pasado obscuro en torno al dopaje.

Tal ves el año que la atormentará por siempre será el de 2016, cuando le detectan el uso de una sustancia prohibida durante su participación en el Abierto de Australia; la sanción fue más que dolorosa para su carrera, pues 15 meses se mantuvo fuera de las canchas y para su mala fortuna, una lesión en el hombro la acompañó hasta ponerla a meditar, a observar sus raquetas en casa y saber en el fondo que el cuerpo se desgasta y el tiempo pasa sin perdonar nada, tal vez mirando la parte brillante en casi 30 años de carrera, pero también la parte obscura que la hizo salir por la puerta de atrás.





Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La penosa incredulidad Columnas
2020-04-02 - 01:47
En busca de la solidaridad Columnas
2020-04-02 - 01:36
Derechos humanos y Covid-19 Columnas
2020-04-02 - 01:26
La Tormenta Perfecta Columnas
2020-04-02 - 01:05
SIEMPRE HAY UN VORAZ Columnas
2020-04-02 - 00:54
Línea 13 Columnas
2020-04-02 - 00:40
+ -