facebook comscore
Situación de guerra… sin guerra

Situación de guerra… sin guerra

Columnas martes 17 de marzo de 2020 - 01:36

Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México, tiene razón. Sí, pensé nunca decirlo pero sí, el coronavirus o Covid-19 “no es tan grave”, como dijo ayer el primer mandatario en su conferencia matutina. Las muertes respecto a la expansión del virus no son proporcionales, son poco más de 1 por ciento, por eso no es grave, es cierto.
Sin embargo, la pandemia (por su propagación a escala mundial) Covid-19 es crítica, es letal para el desarrollo de la humanidad por la falta de recursos sanitarios, la precaria y escasa atención que le puede brindar a la población que enferma, y porque golpea los ingresos, trabajo, educación, el desarrollo humano en general. Es como estar en guerra sin guerra.
En estado de sitio en la praxis están ya varias ciudades, lugares en donde hace dos semanas se encontraban en “calma chicha”, diría mi vecina; con la confianza de que el mal no llegaría como si se contara con una capa protectora divina contra las nano gotas que se esparcen por el mundo con una facilidad demencial; cual canicas haciendo “chiras pelas”, también lo dice la señora de enfrente.
Como ejemplo, España, que ayer cerró su jornada bursátil con un descalabro de 7.88% pues aunque se decretó estado de Alerta y la reclusión de los españoles en sus casas (se les permite salir siempre y cuando esté justificado: por víveres, a farmacias o centros de salud) el mercado cotizó, y sin inyección de recursos por parte del Gobierno, paga las consecuencias de una retracción económica.
Además, como lo hizo China en el clímax del mal, España cerró sus fronteras terrestres, ya se aisló para combatir la pandemia. La Comisión Europea hoy decidirá si prohibe la entrada en la Unión Europea durante 30 días, según ha anunciado su presidenta Ursula von der Leyen. España sumó casi mil casos de coronavirus en apenas un día, con 334 muertos hasta ayer lunes.
Un amigo, peligroso maltratador de teclados de ordenador (computadora para nosotros), nos advierte: “Nosotros hace dos semanas estabamos como ustedes, tranquilos, tranquilos y hoy ya no podemos salir, solo a comprar lo que necesitamos; eso si lo encontramos en suerte. Ayer salí al súper y no había detrífico ni papel higiénico, la gente está comprando a lo loco aunque no hay desabasto, dicen, hay compras de pánico”.
Paréntesis. ¿Saben del por qué la locura de comprar papel higiénico? Se debe a uno de los miles de traumas mentales que tiene la humanidad, el llamado síndrome de FOMO (por su sigla en inglés fear of missing out, o temor a perderse algo) que hace buscar lo que no aparece en los anaqueles; éste es uno de los productos que más lugar ocupa en los anaqueles de las tiendas y al iniciarse una compra de pánico son los espacios más notorios que quedan vacíos. Así lo documenta la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Reino Unido.
Y continúo con el relato de mi amigo en Madrid porque no dudo que sea nuestro relato en dos semanas en México. Nos cuenta que en ese país a principio de año no creyeron que el Covid-19 se convirtiera en pandemia, se negaban a ver un riesgo al principal ingreso del país, el turismo. Y qué mejor muestra que dejar que las manifestaciones, como la del 8M, se realizaran, pues cómo ayuentar a los visitantes, el golpe será catastrófico para una economía que apenas empezaba a aliviar crisis pasadas.
Y la iniciativa privada española lo sabe, ya inició con recorte de personal y sus reuniones de negocios se cancelaron desde hace dos semanas hasta nuevo aviso. En el calendario del recinto ferial más importante de la capital madrileña el Ifema ya desparecieron los encuentros de marzo y abril, por ejemplo.
Son solo detalles que parecen dictar una muerte anunciada que no aceptan lentes oscuros. Los muertos serán pocos, por eso no es grave insisto, pero la propagación del coronavirus causa gasto público y privado, reduce ingresos y cierra negocios.
En Madrid, dice el escritor que hoy nos cuenta su experiencia, los hospitales públicos están casi al borde de colapsar, se habla de traer más médicos y enfermeras para hacer frente a la demanda. ¿Imagina cómo sería en México donde la crisis en los últimos meses ha sido precisamnte la falta de medicamentos y atención hospitalaria?, me cuestiona el madrileño.



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Terrones de azúcar Columnas
2020-07-10 - 01:14
Amigos en el poder Columnas
2020-07-10 - 01:08
Elecciones en tiempos de la COVID-19 Columnas
2020-07-10 - 01:07
Depuración Columnas
2020-07-10 - 01:03
SEMAFORO VERDE Columnas
2020-07-10 - 01:00
+ -