facebook comscore
Teorías Conspiratorias sobre el Covid-19

Teorías Conspiratorias sobre el Covid-19

Nación viernes 14 de agosto de 2020 - 01:02


Luis Carlos Rodríguez González

Son diversas las teorías de la conspiración sobre la pandemia del Covid-19: Lo mismo que el virus fue creado para dañar económicamente a países enemigos; que es una arma bioterrotista para ganar dinero con pruebas diagnósticas, tratamientos y vacunas; o como en México surgió la idea de “que el virus se inventó para llevar personas a hospitales para extraerles el líquido de las rodillas, que venden a mafias por miles de dólares”.
En el estudio “Teorías conspiratorias sobre la pandemia de Covid-19” elaborado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN, se hace un recuento de dichas teorías que afirman que “que existe una conspiración en relación al coronavirus y que han invadido las redes sociales con potenciales consecuencias negativas para la salud y la sociedad”, así como posturas de presidentes de varias naciones que acusan campañas en su contra al publicar los decesos en sus naciones.
“Este fenómeno no sólo se da a nivel popular; políticos de alto nivel también argumentan que el virus fue creado por potencias extranjeras enemigas para dañar su salud y economía. Las teorías conspiratorias comparten la idea de que un evento no es lo que parece, sino algo negativo que no puede darse a conocer al público en general y que está bajo el control de gente poderosa con fines perversos. En general, estas teorías mezclan información falsa con aspectos emocionales y algún elemento de verosimilitud”.
Las medidas de confinamientoante el Covid-19 también han sido material para desarrollar teorías de conspiración, como: “la cuarentena la han implementado para tener a la población controlada”; o bien, que “ya existe un tratamiento y una vacuna, pero los poderosos no quieren liberarla”.
“Circula en las redes sociales una teoría que afirma que la recomendación del uso del oxímetro digital no es para medir el nivel de oxigenación en sangre, sino para obtener una enorme base de datos de huellas digitales o que los termómetros sin contacto dañan la retina y matan neuronas, cuando en realidad no emiten radiación infrarroja; sólo detectan la que emite el cuerpo humano”, se expone.
Los investigadores Aztlani Adan Ruiz y Silvia Cruz Martín del Campo, del Departamento de Farmacobiología del Cinvestav, refieren que una de las primeras teorías fue la difundida por la cadena Fox News de los EU, cuyo director expresó que el SARS-CoV-2 era “otro intento de culpar al presidente Donald Trump” para debilitarlo. Como consecuencia, muchas personas decidieron no acatar las medidas de protección recomendadas contra el virus.
“Otra teoría difundida desde el principio de la pandemia es la que sostiene que el SARS-CoV-2 es un arma bioterrorista desarrollada contra personas de edad avanzada para evitar que los gobiernos paguen pensiones. En una versión modificada, el virus se creó para propagar el VIH o debilitar la economía de países específicos”.
Ejemplo de lo anterior, fueron las declaraciones de Matteo Salvani, senador italiano, Tom Cotton, senador estadunidense y Donald Trump, culparon a China de haber creado el SARS-CoV-2;3,4 mientras que el presidente venezolano, Nicolás Maduro y algunos medios de comunicación rusos y funcionarios chinos, culparon a EU.
El estudio publicado en el Boletín Covid-19 Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, añade que la batalla por asignar responsabilidad a poderes políticos se ha extendido también al manejo de la información. “Donald Trump ha afirmado que sus enemigos exageran las cifras de contagios y defunciones con el propósito específico de dañar su imagen”.
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, no ha seguido las recomendaciones sanitarias de la OMS, argumentando que “…va a morir gente, lo siento… pero la economía de Brasil no puede detenerse por una simple gripa…”. El hecho de que Brasil sea uno de los países con mayor número de casos y muertes por Covid-19 y que el mismo Bolsonaro haya contraído el virus, no han bastado para modificar su postura.
En México, por ejemplo, surgió la idea de “que el virus se inventó para llevar personas a hospitales para extraerles el líquido de las rodillas, que venden a mafias por miles de dólares”. Esta información fue viralizada a partir de un comentario en Facebook difundido por los familiares de un paciente que falleció por Covid-19 y que se negaron a aceptar que su muerte fue a causa de esta enfermedad.
Los investigadores del Cinvestav exponen que las ideas conspiratorias han impactado de tal modo al mundo, que en marzo de este año, investigadores de todo el mundo emitieron un comunicado en la revista The Lancet, “en apoyo a los científicos, profesionales de la salud y médicos de China, que combaten al COVID-19”. En este artículo, los autores recalcaron que las teorías conspiratorias “no hacen más que crear miedo, rumores y prejuicios que ponen en peligro nuestra colaboración global en la lucha contra este virus”.
En el mismo sentido, Nature Medicine publicó un comunicado, el cual concluye que “los datos genéticos muestran irrefutablemente que el SARS-CoV-2 no se deriva de la manipulación humana”; es decir, que no fue creado en un laboratorio.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -