facebook comscore
Un diccionario para leer en cuarentena

Un diccionario para leer en cuarentena

Columnas jueves 09 de abril de 2020 - 01:16

Balzac, Honoré

En momentos de encierro, es probable que se hagan más patentes las Pequeñas miserias de la vida, que justo es el título de uno de los libros más irónicos de este narrador parisino. Una pareja de esposos ⎼Adolfo y Carolina⎼, después de agotar la pasión inicial que los unía, protagonizan una encarnizada serie de enfrentamientos que incluyen, en orden de aparición, manipulación, traición, celos, infidelidades, despojos y venganzas. Si usted comienza a experimentar los pequeños alfilerazos de las pugnas en casa, mejor sería que se distrajera leyendo esta obra que, además de ser un cáustico estudio sobre el matrimonio, es una pequeña obra maestra de la filosofía.

D'Annunzio, Gabriele

Ahogado en una Italia que le parecía “insoportablemente refinada”, este hombrecito caderón y calvo huyó a París, para emprender la carrera literaria que hubiera querido hacer en su país de origen. Aunque el riguroso Josep Pla dijo que su obra era “una confusión de hojarasca comprimida” (con razón), este sujeto chaparrito ⎼que fue alternativamente poeta futurista, dramaturgo denunciado por plagio, depredador sexual, sátrapa, sedicioso y protofascista (incluso enfrentó a Mussolini)⎼ escribió una obra super interesante titulada Libro secreto, donde nos cuenta, con una prosa electrizante y colmada de impresionantes giros estéticos, las aventuras que conforman buena parte de su demencial autobiografía.
Defoe, Daniel
Pese a que Robinson Crusoe ⎼considerada la primera novela en lengua inglesa⎼ ha dado fama y renombre a este hombre, que fue un próspero y taimado vendedor de perfumes y calcetines, también es autor de Moll Flanders, un libro que posee una extraordinaria sencillez. Escrito en el siglo XVIII, en pleno barroco europeo, este libro ⎼que narra la vida de Moll, una mujer de clase baja que en cada esquina se enfrenta con la tragedia y el fracaso⎼ es una obra que, pese a las desdichas que la anegan, hacen que la perspicaz protagonista logre imponerse con su ingenio.
Flaubert, Gustave
No todo en este tipo gordo y bigotón fue Madame Bovary. También escribió obras menos aparatosas y sugestivas, como Memorias de un loco, un librito autobiográfico escrito por un adolescente rebelde y contestón que arremetió contra todo lo que pudo. En la prosa de este texto de juventud, escrito en primera persona, ya encontramos el estilo dicotómico que caracterizará la obra futura de este novelista francés. En todos sus juicios y frases, el muchacho rezongón, intenta ofrecer lo positivo y lo negativo, lo blanco y lo negro. Hay escritores que creen que la literatura es un acto de afirmaciones absolutas y denegaciones completas. Y uno de ellos, quizá el mejor, fue Flaubert.
Gómez de la Serna, Ramón
Si Ramon fue divertido hablando, escribiendo fue ininteligible. Mecanografió (no siempre han existido las computadoras) cientos, centenares o quizá hasta miles de greguerías. ¿Y qué es una greguería? Una frasecita ingeniosa que, de haberla controlado y cuidado un poco más, podría haberse convertido en un aforismo con un adjetivo exacto, sintético, agudo y comprensivo. Infelizmente, este autor español escribió tantas, que la exactitud se disipo y se convirtió en ordinariez. Aun con todo, el lector inquieto debería (¡Vaya terminajo, como si la literatura fuera cosa de deberes!) leer la gran novela de este sonriente precursor de Carlos Monsiváis ⎼aunque más divertido⎼: Automoribundia, que habla, entre otras muchas cosas, de los descalabros existenciales, de la frustración de escribir greguerías, claro, y de lo mal que huele un viejo escritor.
Jarry, Alfred
Más que excéntrico y disoluto, fue un escritor bastante pintoresco. Su medio habitual de locomoción fue la bicicleta. Y montado en ella recorrió todos los cafés y cenáculos de París. Tenía una enorme propensión a llevar armas ⎼especialmente un revólver grande y antiguo⎼ y, como no se andaba por las ramas, si convenía disparaba un tiro. Pese a que murió a los 34 años, en su corta estancia en este mundo dejó libros numerosos e importantes. El más significativo y conocido es Ubú rey, una de las obras punteras de la escena teatral francesa. Esta pieza contiene toda la fuerza y sencillez de las obras clásicas, toda la truculencia y la alegría de los autores ingeniosos del siglo XVII; toda la vivacidad, la naturalidad y la transparencia del diálogo de Molière. Es más: en Ubú rey podemos encontrar la fantasía y el lirismo cómico de un Shakespeare. Así, de ese tamaño.

Kavafis, Konstantino

Fue un poeta griego moderno de corte pagano, elegíaco, libidinoso y politeísta de la Grecia moderna, que vivió casi toda su vida en Alejandría. Aunque muchas veces intentó marcharse a otra parte ⎼como apunta en su extraordinario poema La Ciudad: “Dices: Iré a otra tierra, hacia otro mar, y una ciudad mejor con certeza hallaré. Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado…”⎼, el pobre siempre terminaba regresando a las faldas de su madre. Sus poemas ⎼que lograros sobreponerse a la mamitis que embargó su vida⎼ son extremadamente sencillos, sin pedantería y jamás recurren al ininteligible galimatías de la poesía actual, que es horrenda.
Lampedusa, Giuseppe Tomasi
Fue un escritor manierista extremadamente estilizado, de una adjetivación muy pensada. El gatopardo es un libro que ha leído mucha gente. Pero, sin duda, hay que leerlo más. Es un texto que se repasará siempre. Y es que si comparamos esta novela ⎼suponiendo que este enorme y pulidísimo artefacto literario sea una novela⎼ con los cachivaches que, por lo general, suelen escribir los escritores actuales, nos daremos cuenta de que, ante el genio tardío de este autor italiano, nuestras promesas literarias resultan una broma de pésimo gusto.

Maragall, Joan

Es un escritor que nunca causa en el lector una sensación de superioridad, sino de que aquello que escribe lo puede escribir cualquier otra persona. Esta clase de escritores ⎼que son escasos y portentosos en su simplicidad⎼ son, a mi entender, los mejores que existen y tienen el porvenir asegurado. En toda su obra poética ⎼donde conviven armoniosamente el positivismo, el naturalismo e incluso el idealismo⎼ podemos observar que este poeta catalán no es un melódico: es un sinfónico. Y lo mejor de todo ⎼porque ya casi no existen⎼: no es un versificador: es un poeta.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Contenido patrocinado
Notas Relacionadas
La próxima sorpresa ciudadana Columnas
2020-10-28 - 13:37
Margarita y Felipe sin partido para el 2024 Columnas
2020-10-28 - 13:36
Tiraditos Columnas
2020-10-28 - 00:54
La Alianza Federalista. Columnas
2020-10-28 - 00:38
Presupuesto a favor de las personas Columnas
2020-10-28 - 00:33
+ -