facebook comscore
Viajar lento

Viajar lento

Columnas martes 26 de mayo de 2020 - 13:31

Hablaba recién con dos profesionales de la industria sobre el inminente proceso reformista que afrontará el viaje tras la crisis sanitaria que nos ocupa. Al tiempo que advertíamos el surgimiento de nuevas posibilidades tecnológicas para explorar y describir lugares remotos a través de una pantalla táctil y veíamos en el turismo interno un paliativo para economías sobre alfileres como España o Italia, también reparamos en el hecho de que, seguramente, con lo complejo que será emprender un viaje en el futuro cercano, finalmente seremos capaces de volver a conferirle a la experiencia de desplazamiento esa virtud épica de los viajeros antiguos.
Esta última circunstancia me remitió inexorablemente a uno de los personajes más entrañables de Alessandro Baricco. En su célebre novela Seda, el escritor italiano aborda con luminosa melancolía la vida de Hervé Joncour, un hombre decimonónico con un oficio insólito: compraba y vendía gusanos de seda. Luego de que en 1861, mientras Gustave Flaubert escribía Salambó y Abraham Lincoln combatía en una guerra civil al otro lado del Atlántico, una epidemia de pebrina había destruido los cultivos europeos —alcanzado a África por el mar y, con mucha probabilidad, a la India—, Joncour fue impelido a partir hasta Japón sin otro mapa de ruta que no fuera ir siempre recto, hasta el fin del mundo.
La aventura, como cabría esperar, le cambió la vida. Nunca volvió a ser el mismo de vuelta en Lavilledieu, su pueblo natal en la Francia meridional. Habiendo recorrido a caballo en la estepa rusa, superando los Urales para adentrarse en Siberia hasta el lago Baikal, para luego descender por el curso del río Amur, bordear la frontera china y llegar en un barco de contrabandistas holandeses a la costa oeste de Japón, nada volvería a ser igual.
Pese a estar inmerso en estos días con Las flores del mal, de Charles Baudelaire, me mostraba optimista respecto a mis interlocutores sobre el futuro de los viajeros como contadores de historias. Pensé en Hervé Joncour, retirado, relatando sus viajes a los niños del pueblo. Narrando sin prisa, «mirando en el aire cosas que los demás no veían».

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-07-03 - 13:34
HASTA EL MOMENTO… NAYARIT 2020 FIRME Columnas
2020-07-03 - 11:42
¿Hacia una “Internacional Populista”? Columnas
2020-07-03 - 10:52
El Grupo Oaxaca, a 18 años de su legado Columnas
2020-07-03 - 00:49
¿Es pato? Columnas
2020-07-03 - 00:46
Tres calibres Columnas
2020-07-03 - 00:46
+ -