facebook comscore
Y Ortega sale ganando

Y Ortega sale ganando

Columnas martes 14 de enero de 2020 - 00:20

@infocracia
Daniel Ortega debe haber celebrado esta noticia.
Las dos principales plataformas opositoras al régimen de Daniel Ortega han optado por separarse, dadas sus diferencias en cómo alcanzar el objetivo de que haya nuevas elecciones en Nicaragua y un cambio democrático.
El pasado 9 de enero, Jesús Tefel de la Unidad Nacional Azul y Blanco confirmó a periodistas en Managua que esta plataforma opositora ya no trabajará de forma conjunta con Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, aunque aseveró que se mantendrán las buenas relaciones entre ambas instancias.
Esta división opositora se produce cuando justamente se vive un momento crítico en la lucha democrática de Nicaragua por la negativa de Ortega de abandonar el poder, junto a la cruda represión que se vivió entre los años 2018 y 2019.
De acuerdo con el analista nicaragüense Eliseo Núñez Morales están en el tapete diferencias sobre cómo alcanzar el cambio democrático en el país centroamericano.
“Hacer piquetes, hacer un paro nacional indefinido, hacer elecciones, demandar sanciones, organizarse sólo con los jóvenes, unir a los partidos tradicionales, esperar otra guerra civil como en la década de los 70”, repasa Núñez Morales las estrategias discutidas en ambas plataformas opositoras variopintas.
En este momento en Nicaragua en el seno de la alternativa democrática al régimen de Ortega “hay tres grupos bien definidos: 1) los que creen en soluciones rápidas, se llame esto estallido social, conflicto violento o paro indefinido; 2) los que creen que hay que organizarse sin los partidos políticos tradicionales; 3) y los que creemos que la organización debe ser con un énfasis en los liderazgos emergentes, pero que no se debe excluir a nadie a priori”, esto lo señala Núñez Morales.
La separación, según Tefel, obedece a “una decisión estratégica”. Y resulta cuesta arriba que dividirse ante un régimen como el de Ortega sea una buena estrategia.
La Alianza Cívica nació de un grupo de opositores reunidos por el Episcopado de Nicaragua en mayo 2018, para que representaran a la población nicaragüense en el primer diálogo nacional con Ortega. En esta plataforma convergen los sectores estudiantil, laboral, campesino, costa Caribe, académico, privado y político y es el único movimiento opositor reconocido por la comunidad internacional como interlocutor de Ortega.
En tanto, la Unidad Nacional Azul y Blanco, la más amplia del país, se formó a mediados de 2018, cuando los líderes de los movimientos “autoconvocados” para protestar contra Ortega decidieron unirse, con el fin de hacer un frente común de opositores, luego de que algunos miembros de la Alianza Cívica fueron encarcelados o empujados al exilio.

En la Unidad se aglomeraron organizaciones feministas, partidos políticos de centro, disidentes sandinistas, diversas ONG dedicadas a temas sociales, líderes de la diáspora y jóvenes autoconvocados, entre otros.
Para Núñez Morales hay un círculo vicioso en la lucha democrática: “en la medida en que te divides, pierdes posibilidad de victoria, y en la medida en que pierdes posibilidad de victoria, también pierdes incentivos para mantener unido”.
Y entretanto, con opositores divididos, el ganador será Ortega.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Evaluación de programas sociales. Columnas
2020-01-20 - 23:45
Nuevo régimen, nuevo derecho Columnas
2020-01-20 - 23:34
Avión presidencial, nueva caja china Columnas
2020-01-20 - 23:29
Libros y dedicatorias Columnas
2020-01-20 - 22:08
Línea 13 Columnas
2020-01-20 - 21:42
Invasiones bárbaras en el Siglo XXI. Columnas
2020-01-20 - 21:35
+ -