facebook comscore
¿Comienza el Ocaso de los Hombres Fuertes?

¿Comienza el Ocaso de los Hombres Fuertes?

Columnas miércoles 11 de noviembre de 2020 - 00:28

La victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales constituye una buena noticia para quienes consideramos a la democracia como el mejor sistema de gobierno, pero Trump deja a su país y al mundo un pernicioso legado. El encono y la discordia política amenazan paralizar la vida institucional de Estados Unidos por años. Biden promete reconciliación y los más optimistas apuestan por considerar a Trump como una mera "aberración histórica" la cual se podrá superar con algo de esfuerzo y buena voluntad. Pero la aún principal potencia del mundo está contaminada por el odio y de ello Trump no es el único responsable, sino sólo es síntoma de una crisis mucho más profunda.

Más de setenta millones de estadounidenses votaron y aún hoy defienden con locura a quien muy probablemente sea considerado por los historiadores del futuro el peor presidente en la historia del país. Nada impidió a los trumpistas idolatrar a su chocante adalid: ni su mitomanía, ni su corrupción, ni su notable incompetencia, ni su abierto cinismo y crasa vulgaridad, ni la catastrófica mala gestión de la pandemia, parcialmente responsable de las más de 220 mil muertes. Creyeron y todavía creen en el universo paralelo de verdades alternativas creado por este personaje y divulgado con fruición por múltiples medios radicales activos en internet. Nunca antes en la historia un presidente había dañado tanto al tejido de la democracia estadounidense en tan poco tiempo. Tomará años reparar el daño. Además, se cierne sobre la todavía potencia más importante del mundo la sombra de la violencia política.

Narcisista y mal perdedor, Trump clama fraude y ha iniciado una serie de erráticas iniciativas legales con el fin de torcer el resultado, pero ninguna argucia prosperará sin el apoyo decidido y unificado del Partido Republicano y éste no “come lumbre”, mucho perdería si se decidiera a “quemar la casa” por defender a ultranza al vesánico presidente. Pero en la oposición los republicanos difícilmente retomaran el camino de la institucionalidad democrática. Lo más deseable sería ver a republicanos y demócratas reaprender a trabajar juntos y alcanzar acuerdos tal y como lo hicieron durante décadas. Pero tal esperanza es quimérica. Difundir el odio reditúa en las urnas. Los republicanos seguirán en la senda de la demagogia y la verdad alterna.

La derrota de Trump tendrá repercusiones mundiales. Al desaparecer del escenario el principal populista global cabe la esperanza de un rebrote de la democracia y de contemplar el principio del ocaso de esta época de hombres fuertes y nuevos autoritarismos. Pero las cosas no son tan sencillas. Tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo falta recorrer un muy largo y difícil trecho en la tarea de la reconstrucción democrática.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Relevo Columnas
2021-03-08 - 02:02
Tiraditos Columnas
2021-03-08 - 01:49
Así no se gana; se pierde Columnas
2021-03-08 - 01:36
América Latina se fortalece Columnas
2021-03-08 - 01:27
Un sacerdote loco Columnas
2021-03-08 - 01:26
¿Qué son los DESCA? Columnas
2021-03-08 - 01:25
Línea 13 Columnas
2021-03-08 - 01:11
TRES MIL DOSCIENTOS DÓLARES DE AYUDA. Columnas
2021-03-08 - 01:08
La mujer y su decisión en la industria Columnas
2021-03-08 - 01:00
Tiraditos Columnas
2021-03-05 - 03:59
Urge frenar el tráfico de armas Columnas
2021-03-05 - 03:57
Ciberviolencia y existencia Columnas
2021-03-05 - 03:31
Apuesta Columnas
2021-03-05 - 03:29
+ -