facebook comscore
¿Educación o perversión sexual?

¿Educación o perversión sexual?

Columnas lunes 20 de julio de 2020 - 00:33

La terrible pandemia que sufrimos en México ha hecho que pase casi desapercibida una confrontación que tiene que ver con el derecho de los padres de educar a sus hijos, el derecho que los niños tiene a recibir una adecuada educación sexual, y el papel subsidiario del estado en la educación.
El debate surgió por una iniciativa propuesta en varios congresos locales del país llamada “pin parental”. Que es una solicitud dirigida a los directores de los centros educativos en la que los padres piden que les informen previamente, a través de una autorización expresa, sobre cualquier materia, charla, taller o actividad sobre identidad de género, feminismo o diversidad LGTBI, de tal forma que los progenitores puedan dar su consentimiento para que su hijo asista o no; pues estos contenidos pueden ser intrusivos para la conciencia y la intimidad de los menores.
Sorprendentemente ha entrado en escena la Secretaría de Gobernación, a través de su titular Olga Sánchez Cordero y de Alejandro Encinas, Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, propulsores incansables del asesinato de niños como es el aborto y toda una serie de inmoralidades como el adoctrinamiento LGTBI y la ideología de género, para intimidar a los congresos locales a fin de que no aprueben esta legislación, que reconoce el derecho de los padres a educar a sus hijos; el colmo es que la misma Comisión Nacional de Derechos humanos se ha manifestado en contra de los padres de familia.
Una de las argumentaciones falaces es que los hijos no son propiedad de los padres, pero si bien, esto es cierto; cierto es también que mucho menos lo son del estado, pues este no los ha engendrado, no llevan sus genes, no los ha cuidado desde su nacimiento, no los ha alimentado ni mantenido, ni les ha dado amor y afecto y un medio adecuado para crecer y desarrollarse como personas. Sólo un estado que se concibe como absoluto, se siente por encima del derecho de los padres para educar a sus hijos, y no es que le interesen los niños, sino que el interés real es el adoctrinamiento de género que no solo es antinatural, sino que es una verdadera corrupción y perversión de la sexualidad humana.
Los padres de familia, a través de diversas instancias y organizaciones han iniciado una gran batalla para evitar el adoctrinamiento de género y la perversión de sus hijos con ideologías demenciales e inmorales, que van en contra del orden establecido por Dios y del sentido común. No los debemos dejar solos en esta batalla, la Iglesia y cualquier persona que profese la fe cristiana tiene que dar su apoyo a estas instancias que defienden el derecho de los padres y de los niños, para salvarlos de las garras de un estado que pretende secuestrarlos y pervertirlos a través de ideologías que son contrarias a la naturaleza humana y a Dios.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -