facebook comscore
2020, mi gente y tres otoños

2020, mi gente y tres otoños

Columnas martes 29 de diciembre de 2020 - 00:38

SERGIO GONZÁLEZ
Nos urges, 2021. Sabemos que estás por llegar y entiendo que en el arco de tus confines se avizoran mejores tiempos. Esa normalidad o algo parecido es la urgencia del volvernos a ver y cantar juntos o reírnos unos de otros; del “comamos en la semana”; del compartirnos confidencias al oído y en sesión sin temor a perder el gusto o el olfato, la vida o la tranquilidad.

Urgente ver a mis hermanos, primos y tíos y burlarnos en persona de nuestras canas y arrugas (salvo las de mis primas, tías y Very) en un jardín junto a un buen asador bajo el sol inclemente del verano juarense o texano o el fresco del octubre tijuanense. Urgente, naturalmente, abrazar a mi madre con sus canas, las que el tiempo le causó y las que yo le propiné.

Poderme ir toda una tarde a comer, a los libros y al cine con cada uno de mis hijos (Jock, Güero y Gna-gna) por separado, o hacerlo todos juntos, sin mayor prisa que la del fresco de la tarde o la hora de dormir y sin mayor precaución que no perder las llaves del auto o el boleto del estacionamiento.

Urgente ver en persona a mis compadres y comadres, los y las de registro oficial y los y las de puro afecto, a quienes me hermana desde siempre la convicción por la democracia, el compromiso por la acción, el pesar por las derrotas y el entusiasmo por los triunfos. Con ellos y ellas comparto el gusto por las letras, que son mejor con vino; el gusto por la función pública, que es mejor con integridad y la batalla por la vida, que es mejor en libertad (y con trabajo).

Ver en persona a mis alumnos y alumnas, pues la clase es mejor de cerca que en pantalla y porque en realidad no nos conocemos bien a bien y la verdad es que el proceso de enseñanza-aprendizaje es presencial o no será.

Frente a estas añoranzas recordé el aforismo chino que dice que cuando uno extraña a alguien, como es el caso, un día se siente como tres otoños, la estación más triste y melancólica según la ciencia y Vivaldi. Así se sintió todo el ominoso 2020, con todos sus miedos y presagios, daños y dolores, amenazas y lesiones. Vete ya, por favor. Déjanos empezar de nuevo con esperanza renovada, propósitos reforzados y coraje reiterado.

Despidamos este infausto triple otoño, agradeciendo que seguimos aquí y esperando que en diciembre del año que entra ya no nos falte nadie más y que la sal de nuestras lágrimas corra por la resignación por lo perdido, claro, pero también por el gusto, inmenso, necesario y merecido, para los que usamos cubrebocas, de volvernos a abrazar. Feliz año nuevo 2021.

@ElConsultor2

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Cruella Columnas
2021-06-17 - 10:49
Crónicas de la gobernanza: Los verdes Columnas
2021-06-17 - 07:03
Caníbales del Centro Histórico Columnas
2021-06-17 - 07:01
De los migrantes todos quieren sus 43 mil mdd Columnas
2021-06-17 - 01:00
El 22 constitucional Columnas
2021-06-17 - 01:00
Consulta, INE, voto electrónico y partidos Columnas
2021-06-17 - 01:00
La mitad del corazón de CDMX Columnas
2021-06-17 - 01:00
Ser ciudadano estadounidense Columnas
2021-06-17 - 01:00
Tiraditos - 17 junio 2021 Columnas
2021-06-17 - 01:00
Línea 13 - 17 junio 2021 Columnas
2021-06-17 - 01:00
La Línea 12 del Metro, los responsables Columnas
2021-06-16 - 09:42
Tiraditos - 16 junio 2021 Columnas
2021-06-16 - 04:07
El trabajo infantil no es un juego Columnas
2021-06-16 - 01:00
La impunidad de Daniel Ortega Columnas
2021-06-16 - 01:00
+ -