facebook comscore
AstraZeneca modifica resfriado de  chimpancés para combatir el Covid

AstraZeneca modifica resfriado de chimpancés para combatir el Covid

Global viernes 14 de agosto de 2020 - 00:16

Por Martha Cotoret y agencia

El virus que produce el resfriado en los chimpancés es la materia prima de la fórmula de la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que se producirá en México. El virus se para que no pueda causar infecciones en las personas y para hacer que "se parezca" más al coronavirus.
“Utiliza un vector viral de chimpancé de replicación deficiente basado en una versión debilitada de un virus del resfriado común (adenovirus) que causa infecciones en los chimpancés y contiene el material genético de la proteína espiga del SARS-CoV-2. Después de la vacunación, se produce la proteína de pico de superficie, lo que prepara al sistema inmunológico para atacar al Covid-19 si luego infecta el cuerpo”, explica Adrian Kemp, secretario de AstraZeneca.
Para modificarla, los investigadores transfirieron a la vacuna información genética de la "proteína espiga" del SARS-CoV-2, herramienta crucial que utiliza el coronavirus para invadir nuestras células, lo que le da al sistema inmune la posibilidad de aprender cómo atacarlo.
El foco de los estudios sobre coronavirus se ha centrado mayormente en los anticuerpos, pero éstos son sólo una parte de nuestra defensa inmune. Los anticuerpos neutralizantes también pueden desactivar la enfermedad.
Las células T, presentes en el virus de los changos, en cambio, son un tipo de glóbulo blanco que ayuda a coordinar el sistema inmunitario y que pueden detectar qué células del cuerpo han sido infectadas y destruirlas. Casi todas las vacunas efectivas inducen tanto anticuerpos como células T, también llamadas linfocitos T.
Los niveles de las células T alcanzan su punto máximo 14 días después de la vacunación y los niveles de anticuerpos después de 28 días. El estudio de Oxford todavía es muy reciente como para entender cuánto puede durar esta protección, según reseñó la revista médica británica The Lancet.
El estudio mostró que el 90% de las personas desarrollaron anticuerpos neutralizantes después de una dosis. Sólo diez personas recibieron dos dosis y todas produjeron anticuerpos neutralizantes.
“El vector de adenovirus recombinante (ChAdOx1) se eligió para generar una fuerte respuesta inmune a partir de una sola dosis y no se está replicando, por lo que no puede causar una infección en curso en el individuo vacunado. Las vacunas elaboradas con el virus ChAdOx1 se han administrado a más de 320 personas hasta la fecha y se ha demostrado que son seguras y bien toleradas, aunque pueden causar efectos secundarios temporales como temperatura, síntomas similares a los de la influenza, dolor de cabeza o dolor en el brazo”, detalló Kemp.
"No sabemos el nivel necesario para lograr la protección, pero podemos maximizar la respuesta con una segunda dosis", manifestó por su parte Andrew Pollard, del grupo de investigación de Oxford, en entrevista con la BBC.
Hasta ahora, los voluntarios no han presentado reacciones peligrosas a la vacuna. Sin embargo, 70 por ciento de las más de mil personas que participaron en la fase II del ensayo desarrolló fiebre o dolor de cabeza, síntomas que según los investigadores pueden tratarse con paracetamol.
Pascal Soriot, Director Ejecutivo, dijo: “Esta pandemia es una tragedia global y es un desafío para toda la humanidad. Necesitamos derrotar juntos al virus o seguirá causando un enorme sufrimiento personal y dejando cicatrices económicas y sociales duraderas en todos los países del mundo. Estamos muy orgullosos de colaborar con la Universidad de Oxford para convertir su trabajo pionero en un medicamento que se puede producir a escala global. Nos gustaría agradecer a los gobiernos de EE. UU. Y Reino Unido por su apoyo sustancial para acelerar el desarrollo y la producción de la vacuna. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que esta vacuna esté disponible de forma rápida y amplia ".
La vacuna de Oxford no es la primera en llegar a esta etapa, laboratorios de EE.UU. y China también han publicado resultados similares.
La empresa estadounidense Moderna fue la primera en afirmar que su vacuna puede producir anticuerpos neutralizantes. Esa vacuna inyecta ARN de coronavirus (su código genético), que luego comienza a producir proteínas virales para desencadenar una respuesta inmune.
Las compañías BioNtech y Pfizer también han tenido resultados positivos al usar su vacuna de ARN. Una técnica similar a la de Oxford, desarrollada en China, también parece prometedora.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -