facebook comscore
Confianza institucional a mitad del camino

Confianza institucional a mitad del camino

Columnas martes 14 de diciembre de 2021 -

En los estados democráticos para garantizar los derechos de las personas es necesario la creación de instituciones en donde la confianza de sus habitantes es fundamental para la gobernabilidad.

Lo anterior, si entendemos a la confianza institucional como la forma en que la ciudadanía percibe el desempeño de sus autoridades.


En México la confianza hacia los representantes populares e instituciones ha ido en declive, la cual se puede medir con los índices de participación ciudadana, en el descontento social con los actores políticos ligados a actos de corrupción y las redes sociales que se han convertido en forma de expresión y denuncia.

Las distintas encuestas que miden la preocupación de los mexicanos la inseguridad y corrupción encabezan la lista, siendo el servidor público el más desprestigiado. De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad, la policía ocupa el primer lugar entre las instituciones que se perciben como las más corruptas, seguido de los partidos políticos y el Poder Legislativo; por su parte el INEGI2019 señaló que cerca del 16% de los mexicanos que tuvo contacto con algún servidor público sufrió algún acto de corrupción. En el contexto internacional, el ranking Estado de Derecho 2021 que mide la corrupción a partir del soborno, conflicto de interés y malversación de recursos tanto en el sector público como privado, México ocupa la posición 135 de 139 países evaluados con mayor índice de corrupción.

Respecto a la confianza institucional, los partidos políticos son en quienes menos confían los mexicanos, seguido por los diputados, sindicatos, senadores y la policía (Mitofsky2019). Por su parte la Encuesta Nacional de Cultura Cívica 2020, da los peores puntajes de confianza a los servidores públicos, empleados de gobierno y partidos políticos, a diferencia de las universidades públicas quienes obtuvieron la mayor puntuación.

Es lamentable que la institución responsable de brindar seguridad y mantener el orden público de un país sea percibida como la más corrupta; es inconcebible que los partidos políticos de donde proviene la mayoría de los integrantes del Poder Legislativo y que de acuerdo a la ley son los representantes del pueblo sea en quienes menos confían los mexicanos.

Las cifras señaladas son evidencia que la corrupción tiene una correlación directa con la confianza institucional. Más allá de lo que diga la teoría, es evidente que el descontento ciudadano se debe a los escándalos de corrupción, del abuso de poder, impunidad en la que se quedan los delitos denunciados, la falta de transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio público.

La corrupción no sólo es abuso de poder, está ligada con la delincuencia e ilegalidad, generando pérdidas económicas millonarias, que impide el crecimiento de las naciones, propicia la desconfianza en sus gobernantes y debilita las instituciones, razones por las que recientemente fue incorporada al catálogo de los delitos graves que marca la Constitución. Sin embargo, en un país dónde la impartición de justicia es nula aún no logra visualizarse su implementación.

Dicen que el buen juez por su casa empieza, todo servidor público debe ser ejemplo de honorabilidad, prestigio y compromiso con la ciudadanía el cual se vea reflejado en la confianza de las instituciones. El combate a la corrupción es la bandera principal del gobierno federal, pero a mitad del camino de su administración y a pesar de la popularidad que goza su titular, hoy México se posiciona tristemente entre los cinco países más corruptos del mundo, lo cual contradice el discurso oficial, algo está fallando.

Viviana Islas Mendoza Colaboradora de Integridad Ciudadana, Consejera Local del INE Estado de México, Politóloga por la UAM, con estudios en Políticas Públicas, Derecho Parlamentario, Procesos Electorales, Transparencia y Violencia

Política contra las Mujeres @VivianaIslasM @Integridad_AC


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -