facebook comscore
Debate político cotidiano

Debate político cotidiano

Columnas viernes 23 de abril de 2021 - 01:00

Por José García Sánchez

Este régimen ha hecho el milagro de que en todas las casas se habla de política y políticos. De cómo legitimar o como derrocar una política que afecta o favorece a los mexicanos. A estas pláticas sin fin les llaman polarización social, cuando las consecuencias no van más allá de las que practican los fanáticos de diferentes equipos de fútbol por su ponderación.

La necesidad de darle un nombre diferente a la progresiva participación en la vida política del país. Una posición definida, diversa, diferente a la que estábamos acostumbrados. La sociedad se politiza, no se polariza, se hace consciente de su responsabilidad ante las urnas y la historia, reconoce su papel en la democracia.

Votar por un candidato, por un partido o dejar de votar tiene, por fin, en México una razón sólida en cada mexicano. La inercia electoral ha dejado de ser rutinaria, predecible, de expectativas frustradas y esperanzas truncas.

Una sociedad politizada es menos fácil de manipular y con un mayor nivel de sentido común que impide creer las fake news que ahora se convierten en una verdadera guerra de información sobre todo en tiempos de campañas. La discusión sobre política no es enfrentamiento sino confrontación de ideas, el tiempo de que se votaba por un partido porque así lo habían hecho sus antepasados ha quedado atrás. El debate familiar es producto de la variedad de la información y la diversidad de medios que ahora no dan a conocer un mundo que creció ante los ojos de quienes estaban habituados a los medios convencionales. Es tiempo de entender que al ser todos diferentes nos volvemos iguales.

El ejercicio cotidiano de plática de contenido político rechaza la costumbre de no hablar de política, ahora se conversa de frente entre miembros de una familia sobre las diversas preferencias de todo tipo. Esta vez las aulas no sólo abrirán sus puertas a la enseñanza sino al debate político, que comenzará a sustituir otros de menor trascendencia como las cualidades de futbolistas o de sus equipos.

Los tiempos electorales son sólo el pretexto para motivar la discusión política que lleve a una mejor selección del voto y a una elección más reflexiva y razonada. La edad de votación no servirá sólo para entrar al antro sino para abrir una discusión que no debe quedarse sin la voz de los jóvenes, que se caracterizaron, por mucho tiempo, por ser el segmento de la población más indiferente a la participación electoral.

El carácter del debate político, partidista deberá ser tan civilizado como la reflexión imponga sus razones y la conciencia sus preferencias. Esa discusión no implica polarización social sino civilidad en medio de un tema que invitaba a la pasión exacerbada, ahora es un derecho y una libertad que exige concordia.


Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Más que un incidente Columnas
2021-05-07 - 01:00
El país está de luto Columnas
2021-05-07 - 01:00
Línea 13 - 07 mayo 2021 Columnas
2021-05-07 - 01:00
¡Las elecciones van! Columnas
2021-05-07 - 01:00
Los delitos electorales y su competencia Columnas
2021-05-07 - 01:00
¿Caridad para la economía 16 del mundo? Columnas
2021-05-07 - 01:00
Tragedia en el Metro Columnas
2021-05-07 - 01:00
Fe en la solidaridad Columnas
2021-05-07 - 01:00
Solidaridad en Tláhuac Columnas
2021-05-06 - 01:00
El arte del engaño Columnas
2021-05-06 - 01:00
Representación justa II Columnas
2021-05-06 - 01:00
Plan “B” para migración Columnas
2021-05-06 - 01:00
Tanque lleno Columnas
2021-05-06 - 01:00
Línea 13 - 06 mayo 2021 Columnas
2021-05-06 - 01:00
+ -