facebook comscore
Efraín Huerta, el gran poeta de la Ciudad de México

Efraín Huerta, el gran poeta de la Ciudad de México

Tendencias jueves 18 de junio de 2020 - 15:17

Por Óscar Antonio Roa 

En el pináculo de la poesía mexicana se encuentra, entre otros, Efraín Huerta, un escritor cuyo natalicio es recordado este 18 de junio. 

Es complicado poder incorporar todos los aspectos de una trayectoria literaria de casi 50 años, pero se puede explicar cada una de las tres etapas por las que atravesó la escritura de Huerta, caracterizada, sobre todo, por describir la realidad de las circunstancias que lo rodeaban, en un lenguaje casi crudo, por poco olvidando el sentido metafórico que tiene la poesía por excelencia; sus poemas fueron disruptivos, mientras conectaban directamente con un lector identificado dentro de un texto literario. 

En la primera etapa del escritor, se puede resaltar la esencia de una poesía con el objetivo principal de retratar la vida cotidiana de la Ciudad de México, una urbe en todos los sentidos de la palabra, que se vuelve protagonista de distintas historias durante el día y la noche, momentos vividos por distintas personalidades. Dentro de esta primera época destacan obras como: Absoluto amor, Línea del alba, La rosa primitiva o Los hombres del alba. 

Su segunda etapa se encuentra dividida, en parte por querer recalcar sus ideales políticos y plasmarlos dentro de sus poemas, algo que eventualmente se tornó en algo no bien recibido por el público, quien aún añoraba esas historias de la ciudad. Sin embargo, se le presentaría otra oportunidad en su llamado período de madurez, volviendo a las cuestiones citadinas, pero esta vez centrándose en sus habitantes, en su lenguaje, agregando toques de humor y haciendo su escritura más breve. La poesía contenida en este segundo período de madurez contiene los siguientes temas: Avenida Juárez y un volumen compilatorio llamado Poesía 1935-1968. 

Por último, dando entrada a su última etapa en 1969 y cuya duración abarcaría toda la década de los 70’s hasta antes de su muerte en 1982. En este período, el estilo de Huerta sería aún más breve, incluso introduciría una nueva figura literaria poética, esta se llama poemínimo. Su estilo se sitúa exactamente en el opuesto de su juventud, ahora ya no se tratan temas de tradición popular, mucho menos con una extensión mayor; todo se centra desde ese momento en un lenguaje culto, dirigido a contar las historias de un círculo intelectual, con una escritura totalmente concisa y ornamentada, alcanzando toques humorísticos, juguetones, burlones y churriguerescos. Son parte de esta última etapa los poemas: Los eróticos y otros poemas, Circuito interior y Amor, patria mía.  

A 116 años del natalicio de este destacado poeta, deja un legado sinigual en el arte literario mexicano, inclusive uno de sus poemas está considerado como uno de los momentos más grandes de la literatura mexicana.



Imagen: Twitter @Canal22

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

FR/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -