facebook comscore
El Tren Maya.

El Tren Maya.

Columnas jueves 14 de abril de 2022 -



Denominado como proyecto de interés público y seguridad nacional el proyecto del Tren Maya que se construye en el sureste mexicano, ha violentado de manera extraordinaria nuestro marco normativo ambiental vigente, no solo por la falta del cumplimiento obligado de la evaluación del impacto ambiental (que es el instrumento fundamental que nos permite reducir y mitigar los impactos que todas las actividades generan en nuestros ecosistemas), sino por las modificaciones que se tuvieron que hacer a los planes de desarrollo urbano y ordenamiento ecológico territorial municipales y estatales, que hasta donde se sabe, nunca se realizaron. Las consultas públicas a las que obliga el estudio de impacto social tampoco fueron realizadas tomando en cuenta a todos los mexicanos de la zona.
Sabemos por la información oficial que el trazo del tren maya comprenderá 1,460 km de longitud y que se tienen que renovar 547 km de vías férreas existentes. El trazo nuevo llegará hasta Palenque, Chiapas, cruzará el Edo. de Tabasco y surcará mayormente los Estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Considerando la información oficial de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales que reconoce la existencia de 513 árboles por hectárea (censo de 2009-2014) en la selva baja y 775 árboles en la selvas medianas y altas (censo de 2009-2014). Sin tomar en cuenta los 547 km de vía férreas que se tendrán que renovar. Consideraremos solo 913 km de vías férreas nuevas. Por otra parte, sabemos que la norma oficial mexicana del derecho de vías férreas en nuestro país es de 30 m. Lo que nos lleva a la cifra de 2,739 hectáreas de selvas baja, mediana y alta. Siendo conservadores aceptando que solo 2,000 hectáreas son selvas y asignándoles 1,000 hectáreas a cada una de las selvas, tendríamos la remoción de 1´288,000 árboles más arbustos y plantas. Con lo que terminaríamos de fracturar totalmente el enorme ecosistema más rico en biodiversidad que tenemos en la península. A mi juicio en los próximos 20 o 25 años, podríamos estar ante la extinción no sólo del mamífero mayor de la zona: el jaguar; sino de cientos de especies animales y miles especies vegetales, de forma irreversible.
La necesidad de llevar el desarrollo y bienestar a los mexicanos que viven en condiciones de pobreza, rezago social y falta de infraestructura urbana en la península, no le da derecho al propio gobierno federal de provocar y acelerar aún más la grave destrucción de selvas baja, medianas y altas (con enorme valor en biodiversidad) que el desarrollo urbano y turístico desmedidos y sin control ha generado en los últimos 30 años en la Riviera Maya.
*Carlos Alvarez Flores, Presidente de México, Comunicación y Ambiente, A.C. Experto en Gestión de Residuos y Cambio Climático
www.carlosalvarezflores.com y Twitter @calvarezflores

No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2022-05-19 - 00:18
Reforma electoral del PRI Columnas
2022-05-19 - 00:17
¿CUÁL ES EL TEMOR? Columnas
2022-05-19 - 00:16
Carrera judicial electoral Columnas
2022-05-19 - 00:15
Las redes inimaginables del paso del migrante Columnas
2022-05-19 - 00:15
Línea 13. Columnas
2022-05-19 - 00:13
UNA LARGA Y TRISTE HISTORIA DE MUERTE Columnas
2022-05-19 - 00:09
Tiraditos Columnas
2022-05-18 - 00:15
No se trata de los libros; se trata de dinero Columnas
2022-05-18 - 00:15
Serrat, Taibo y Dresser Columnas
2022-05-18 - 00:14
+ -