facebook comscore
El poder de los narcóticos

El poder de los narcóticos

Columnas viernes 20 de noviembre de 2020 - 00:57

Luis Monteagudo

La famosa frase de Sir Francis Bacon, en el Novum Organum: “saber es poder”, sin duda que tiene todo el sentido para aplicarse al caso del Gral. Cienfuegos. Sobremanera ingenuo sería pensar que el mando federal no tuviera acceso a tanta información confidencial de las diversas dependencias de seguridad de EU. Los vínculos en materia de seguridad, casi de la misma manera que los económicos o sociales, han hecho que ambas naciones tengan una especie de matrimonio disfuncional y tóxico, pero donde su cohabitación inevitablemente los fuerza a compartir todo tipo de nexos.

La historia reciente de México y EU posee una dinámica propia como quizás pocas naciones tienen. Las aparentes diferencias entre ambas, esconde un beneficio mutuo que los hacen indispensables, y la evidente superioridad de la potencia, de repente se ve a si misma reflejada en esa otra potencia cultural que la seduce y también la cautiva. México tiene sus propios recursos para reaccionar ante la amenaza yanke, pero en el caso del Gral. Cienfuegos inevitablemente implican una cuestión: ¿qué tanto les sabe a nuestros psicóticos vecinos? El intercambio de información en materia de seguridad es tan fuerte, que desde un principio me dejó claro que esa sería la gran fortaleza del prominente oficial, antes de enfrentar a la hipócrita justicia vecina, que si bien, a través del fiscal del caso que alude la solidez de sus pruebas incriminantes, sería interesante cuestionar a esa institución, el por qué no hace ese tipo de operaciones de inteligencia entre sus propios connacionales, pues de capos, ellos tienen a sus padrinos muy bien guarecidos.

Ciertamente que el caso del Gral. Cienfuegos, ya sin prueba alguna de supuesta culpabilidad, debe de ponernos a reflexionar sobre los riesgos de mantener a la institución castrense persiguiendo delincuentes, y comprometerlos al trato, cual sea, con esos capos que con su poder económico pervierten todo, salvo que finalmente el país se destete de la esquizofrenia narcótica del vecino, y apueste por la plena legalización del mercado de narcóticos en México, no solamente para arrebatar el negocio a inmisericordes delincuentes, sino que además su principal activo corruptor: el dinero, mejor sea aprovechado como otro recurso nacional más.

La discusión en el Senado de la República -a propósito del cannabis- debería incorporar toda la carpeta de narcóticos, y a la manera de Portugal, garantizar la protección de consumidores, eliminando tanto el estigma, como la infame criminalización de gente que puede ser perfectamente productiva para la nación. La educación básica debe de preparar a los futuros ciudadanos para comprender la naturaleza de las adicciones, protegiendo con información algo que, de darse, se garantice su protección plena. Impuestos a las drogas es mucho mejor, que el encumbramiento de maleantes y la contaminación de nuestras instituciones.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las mujeres aún son violentadas Columnas
2020-11-27 - 01:09
La falsa idolatría Columnas
2020-11-27 - 01:01
Cláusula de conciencia Columnas
2020-11-27 - 01:01
Defendiendo la Ciencia Columnas
2020-11-27 - 00:57
Judith, así no se defiende el “hueso” Columnas
2020-11-27 - 00:55
Lamento el fallecimiento de Balfre Vargas
+ -