facebook comscore
El político primitivo mexicano

El político primitivo mexicano

Columnas viernes 26 de marzo de 2021 -

Por Iveth Serna

“Si son primitivos, si lo único que les preocupa es el confort y el placer, no están pensando en necesidades más importantes de otra gente con la que interactúan (…) si no están civilizados, lo que ellos creen que necesitan es estar cómodos, saciados y complacidos (sic)”, fue la respuesta que Keith Raniere, líder del grupo NXIVM, dio a la candidata de la coalición Juntos Haremos Historia al gobierno del Nuevo León, Clara Luz Flores, durante un entrevista que fue expuesta por el candidato del PRI al mismo estado, Adrián de la Garza.

Con sus palabras, Rainiere se refería a que pueblo primitivo es aquel que no sabe vivir en comunidad y, por tanto, difícilmente puede ser consciente de las verdaderas necesidades para desarrollar una vida en comunidad, entonces, un pueblo “incivilizado” es aquel que está conformado por personas individualistas y egoístas que no tienen ningún interés en el otro y que su única motivación en la vida es lograr el máximo de confort.
Rainere y Clara Luz hablaban del hombre del pueblo bárbaro, pero más bien la descripción coincide con el modelo del político mexicano; sujeto egoísta, primitivo e incivilizado, que ve en la vida pública no una vocación de servicio comunitario, sino como una carrera empresarial que le abrirá las puertas al enriquecimiento, a la comodidad y a la vida hedonista. Estos bárbaros son incapaces de percibir y comprender la importancia y las necesidades de la vida en comunidad, por tanto, no pueden velar por el bienestar del pueblo.

Políticos falaces y ligeros que cuando hablan lo dicen todo según sus intereses y no en fidelidad de la verdad. Tan alejados de la realidad que, como Ricardo Anaya, son tan incapaces de comprender al pueblo que, en lugar de denunciar la alarmante pobreza de nuestro país, cosa que es verdad, no hacen más que reprocharla, estereotiparla y revictimizarla. ¡Qué distinta se ve la pobreza civilizada desde la comodidad salvaje!

El filósofo romano Cicerón decía que desempeñar un cargo público solamente para enriquecerse no es solamente vergonzoso, es también impío contra la patria y sacrílego contra los dioses, y que la moderación y el desinterés es el mejor camino para ganar la simpatía de un pueblo. Quizá convendría más a Clara Luz y a todos los que aspiran a un puesto de elección popular o impuesta (léase plurinominal), acercarse más a los filósofos y menos al coaching de vida y charlatanes.

¿Hasta cuándo estarán burlando nuestra paciencia? México necesita deshacerse de los políticos primitivos y exigir líderes que comprendan que se deben al bien común, al bienestar del pueblo, que sea útil, tanto para sus propios intereses, como para los intereses de la gente o, por lo menos, que tengan tantito criterio.



No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La República era Esto Columnas
2021-10-20 - 01:00
Regularización de autos chocolate Columnas
2021-10-20 - 01:00
PTSD a la mexicana. Israel González Delgado Columnas
2021-10-20 - 01:00
México y el Consejo de Seguridad Columnas
2021-10-20 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2021-10-20 - 01:00
Pasión y gobierno Columnas
2021-10-20 - 01:00
Línea 13 - 20 de octubre Columnas
2021-10-20 - 01:00
DAVE ROBERTS Columnas
2021-10-19 - 07:42
1952: Mujeres, promesas y elecciones Columnas
2021-10-19 - 01:00
ASIGNATURAS PENDIENTES Columnas
2021-10-19 - 01:00
Las puertas abiertas de la 4T Columnas
2021-10-19 - 01:00
El GP de la Ciudad de México Columnas
2021-10-19 - 01:00
+ -