facebook comscore
En busca del líder de unidad

En busca del líder de unidad

Columnas lunes 03 de enero de 2022 -

Si Hidalgo era un bastión del PRI, el temor a perderlo obliga a los priistas a imponerle un candidato del PAN a la gubernatura, que seguramente perderá. Esa es la perspectiva nacional de un partido que se queda sin gubernaturas y sin fuerza social.

El PAN no está mejor y Movimiento Ciudadano le apuesta a morir con dignidad, pero a morir al fin y al cabo, aunque tenga apoyos improvisados de cuadros sin amo como Monreal, cuya desesperación por una candidatura le obliga a asociarse con partidos agonizantes.

Se vislumbra una división del PRI con epicentro en Hidalgo, y una del PAN con sede en Aguascalientes, donde sucede lo mismo: el líder nacional, Marko Cortés, impone un candidato que el gobernador sabe que es perdedor. Es decir, puede perder lo que ahora creen ganar, o sea Aguascalientes, donde el PAN ha tenido graves errores tanto de parte del gobernador como del líder nacional. Morena no da por perdido Aguascalientes y al PAN cada día se le va más de las manos ese posible triunfo.

Lo peor para el PRI no está en este año sino en el próximo que perderá dos estados que nunca han sido gobernados por otro partido que no sea el tricolor: Estado de México y Coahuila, lo cual lo deja sin gubernaturas que son los cargos que tanto social como económicamente nutrían al partido. Si a esto añadimos que mientras menos votos menores son las prerrogativas tienen los partidos, vemos un PRI diluido.

La alianza puede convertirse en partido, con dinero de los empresarios, pero sin apoyo social, donde el PAN sería, como sucede en Hidalgo, el que designe candidatos y promueva la oposición, como una sola columna, uniforme de objetivos pero sin congruencia en las posturas políticas.
De no conformarse una agrupación sólida, con algo más que convenios electorales, la alianza no llegará unida a las elecciones del 23 y menos aún para 2024. Tendrán que conformarse en un grupo más allá de la coyuntura electoral para sobrevivir. Los egocentrismos al interior y los intereses que permean a tres partidos tienden a disgregar esta agrupación que podría, incluso, no llegar fortalecida en seis meses cuando se ponga a prueba las simpatías hacia sus colores y candidatos.

La alianza opositora no busca un líder que gane en las urnas sino un dirigente que mantenga la unidad de esa alianza, conformada por partidos que, en su interior, están divididos en varias partes; no hay, a la vista, ningún candidato con antecedentes de unificación; al contrario. los hay con vocación separatista, con experiencia en dividir, en desmembrar organizaciones, en traicionar causas y partidos, ideas y movimientos.

Los integrantes de la alianza saben que no van a ganar 2024, pero saben que sin un líder que los una, desaparecerán.


No te pierdas la noticias más relevantes en tik tok

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -